Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECONOMÍA INFLACIÓN

El coste de los medicamentos para los pacientes sube un 36% por el copago

El cambio en la financiación sube el gasto en los fármacos a ritmos de récord

El apartado de medicina eleva el IPC a máximos anuales, con una subida del 2,2%

El transporte también aumenta con respecto al mismo mes de 2011

Economía calcula que la inflación habría avanzado un 1,9% sin el copago

El coste de los medicamentos para los pacientes sube un 36% por el copago

La entrada en vigor del nuevo sistema de copago farmacéutico elevó un 36,3% el coste de los medicamentos para los pacientes. Es lo que desveló este martes el Índice de Precio de Consumo (IPC) de julio, el primer mes en el que se aplicó esta medida, con la que el Gobierno pretende aliviar la factura pública del gasto farmacéutico, al tiempo que intenta desincentivar un consumo excesiv de fármacos. En la serie del IPC, referencia estadística para medir la evolución de los precios, no hay ningún incremento mensual de ese calibre en la subclase de medicamentos y otros productos farmacéuticos. Y solo en los años ochenta se registraron incrementos anuales (22,7%), como el actual.

El Instituto Nacional de Estadística ya adelantó hace dos semanas que el aumento en el copago de los fármacos estaba detrás del incremento de la inflación en julio, que pasó del 1,9% al 2,2% en tasa anual, un nuevo máximo en lo que va de 2012. El análisis detallado del IPC, publicado este martes, revela hasta qué punto esa primera apreciación era correcta.

De no ser por el incremento del precio que soporta el consumidor en medicamentos y fármacos, la inflación se habría mantenido en el 1,9%. El repunte en el precio de bienes y servicios relacionados con la energía (carburantes, electricidad, gas) por el alza del petróleo, se compensa con el descenso en otros productos, sobre todo alimentos, bebidas y tabaco.

“La subida de la inflación en julio se ha debido en exclusiva al hecho singular del cambio de normativa de financiación de los medicamentos”, subrayó el Ministerio de Economía, “que ha tenido una repercusión sobre el IPC anual de tres décimas”.

El nuevo sistema de copago farmacéutico, que entró en vigor el mes pasado —salvo en el País Vasco—, implica que los pensionistas pagan por primera vez parte de sus tratamientos, hasta ahora totalmente subvencionados por el Estado. La mayoría de los jubilados tienen que costear el 10% de sus medicamentos y fármacos, aunque con límites según la renta (los ingresan más de 100.000 euros deben pagar hasta 60 euros al mes). Además, la mayoría de los trabajadores activos incrementan su participación en el coste de los fármacos del 40% al 50%.

Fuentes del Ministerio de Sanidad recalcaron que lo que refleja el IPC no es un aumento del precio de los medicamentos, sino del coste que soportan los consumidores, que es lo que evalúa el INE con este indicador, siguiendo directrices europeas. Sanidad no precisó si el resultado que refleja el indicador estadístico se alinea con sus previsiones.

El aumento del copago farmacéutigo seguirá pesando en la tasa anual de la inflación hasta julio de 2013. No será el único caso de repunte de precios por una medida del Gobierno. En septiembre, el IPC reflejará el primer impacto de la subida del IVA (del 18% al 21%) y de las tasas universitarias. Y ya arrastra el efecto del incremento de la tarifa eléctrica.

El resultado de estas medidas administrativas es que la inflación seguirá aumentando este año, pese a que la debilidad del consumo, en plena recesión, presiona a la baja en otros muchos bienes y servicios. Los expertos del Instituto Flores de Lemus predicen que el IPC llegará al 2,6% a finales de año. Y destacan la distorsión creada por las decisiones del Gobierno. “La medida de la inflación en España no refleja la evolución general de los precios en el contexto de la actividad económica que se generan, sino que viene muy determinada por medidas administrativas que afectan a determinados precios. Esto se agravará con la aplicación del IVA en el mes de septiembre”, detalló Flores de Lemus en un comunicado.

El INE incluye los fármacos en un apartado más amplio, el del coste de la Medicina, que se encarece a su vez en un 6,6%. Este grupo fue el único que se encareció junto al del transporte, que avanza un 3,8% interanual por el incremento de la gasolina, y el de mantenimiento de la vivienda, que sube un 5,4% por el alza en las tarifas de la luz. Por el lado contrario, bajan los alimentos y bebidas no alcohólicas, que presenta una variación anual del 1,8%, cuatro décimas por debajo del mes anterior. En este comportamiento destacan las bajadas de los precios de las frutas frescas, las legumbres y hortalizas frescas y la carne de ave.

Si se excluyen los datos referidos a los productos energéticos y alimentos no preparados, que son los que sufren las mayores oscilaciones en los precios, la tasa anual de la inflación subyacente aumenta una décima y se sitúa en el 1,4%.

Con respecto a junio, el IPC cayó dos décimas por el apartado de vestido y calzado, que bajaron un 12,2% por el comportamiento habitual de los precios en la temporada de rebajas. Como es habitual en estas fechas, el mayor repunte de los precios en tasa mensual estuvo relacionado con actividades turísticas, como viajes organizados u hoteles.

Por último, el índice de precios de consumo armonizado (IPCA), que mide la inflación en términos homogéneos con el resto de Europa, también se situó en el 2,2 %, cuatro décimas más que en junio. La oficina estadística de Bruselas certificará cuánto se estrecha el diferencial con el resto de la zona euro tras los datos de julio.