Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consistorio debe a los proveedores 900 millones

La negativa de La Moncloa a la petición del alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón de poder refinanciar la deuda deja al Gobierno municipal madrileño contra las cuerdas en uno de los capítulos del presupuesto más importantes: el del pago a los proveedores, a los que adeuda nada menos que 900 millones de euros.

El Ayuntamiento de Madrid lleva varios meses sin pagar a grandes empresas y a pymes con los que ha firmado contratos. El caso de la limpieza es paradigmático. Los responsables llevan sin cobrar los 290 millones que se les debe desde enero, lo que se ha traducido en tensiones con los empleados, que ya han amenazado con huelgas si dejan de recibir sus nóminas, y en el deterioro de la limpieza, visible en Madrid hace meses.

El Ayuntamiento ya anunció en mayo un recorte del 15% en los contratos con estas empresas, que se ha traducido en la supresión de servicios como la recogida de muebles o de hojas, lo que ha contribuido a que las calles de la ciudad luzcan cada vez más sucias.

Además, el Consistorio esperaba que el ICO abriera una línea de crédito para que las Entidades Locales pagaran a sus proveedores, algo a lo que se había comprometido el Gobierno de Rodríguez Zapatero pero que no se ha realizado. Eso ha reducido aún más el margen de Gallardón, que también ha criticado duramente al líder socialista por ese incumplimiento.

Intereses de demora

El problema, ya enorme, no es solo que no hay dinero para pagar a las empresas. Es que además, cuanto más se tarde en hacerlo, más voluminosos serán los intereses de demora, que empiezan a contar a partir de los 60 días que tienen las administraciones para cumplir sus compromisos. Las empresas de limpieza exigieron el mes pasado 32 millones de euros por este concepto.

Los pequeños proveedores están cobrando con cuatro o cinco meses de retraso, pero aun así ya hay empresas que han cerrado porque no pueden aguantar más la falta de ingresos. Y eso significa más paro y un pérdida de credibilidad del Ayuntamiento. Los grandes proveedores cobran ya a nueve meses y podrían pasar a hacerlo a 12, 13 o 14.

El no de Zapatero va a alargar la agonía del Consistorio madrileño en este campo. "Si no podemos refinanciar la deuda, el principal problema es pagar a los proveedores", reconocía esta semana el edil de Hacienda, Juan Bravo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 2010