Crítica:Crítica
i

La mujer adaptable

Intentar ver qué hay tras el muro de la creación puede llevar a conclusiones precipitadas sobre los paralelismos entre la vida del artista y los entresijos de su obra, pero con La vida privada de Pippa Lee no queda más remedio. Rebecca Miller, creadora de la novela en la que se basa, guionista y directora, hija del dramaturgo Arthur Miller y de la fotógrafa Inge Morath, hermana mayor de Daniel, al que sus padres ingresaron al poco de nacer en una clínica a causa de su síndrome de Down, además de velar públicamente su existencia, y esposa del actor Daniel Day-Lewis, ha sido reducida al papel de hija de, esposa de, mientras luchaba por su individualidad a través de su obra. Por eso Pippa Lee, su criatura, huele tanto a su familia. Condenada desde joven a ser la esposa-secretaria-calmante-sirvienta de un poderoso editor de infinita cultura y ego desbordante, Lee es, según la define uno de sus hijos, la perfecta mujer adaptable. Miller expone su vida con una estructura narrativa más desordenada que compleja, sin un hilo conductor claro, pero con grandes interpretaciones.

LA VIDA PRIVADA DE PIPPA LEE

Dirección: Rebecca Miller.

Intérpretes: Robin Wright, Blake Lively, Alan Arkin, Winona Ryder, Keanu Reeves, Maria Bello.

Género: drama. EE UU, 2009.

Duración: 93 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 25 de junio de 2010.