Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El desafío nuclear iraní

Irán da un golpe de efecto diplomático

Turquía y Brasil avalan un plan por el que Teherán acepta enriquecer uranio en el exterior - Lula y Erdogan creen que el pacto "deja sin sentido" nuevas sanciones

Irán se apuntó ayer un tanto diplomático al lograr que Brasil y Turquía endosaran un plan de intercambio de combustible nuclear que según ambos países "deja sin sentido nuevas sanciones". Un exultante presidente iraní expresó su deseo de que el acuerdo permita reanudar las conversaciones con los cinco miembros del Consejo de Seguridad (EE UU, Rusia, China, Reino Unido y Francia) más Alemania, interrumpidas el pasado octubre tras su rechazo a una propuesta muy parecida en la forma. En la euforia del momento, nadie en Teherán pareció reparar en las numerosas dudas que el pacto suscita fuera.

"Es el momento para que los países del G-6 inicien conversaciones con Irán basadas en la honestidad, la justicia y el respeto mutuo", declaró Mahmud Ahmadineyad, arropado por el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

El régimen de los ayatolás seguirá purificando combustible nuclear

La salida de 1.200 kilos de uranio no impide los avances hacia la bomba

La mediación de estos contaba con el visto bueno implícito tanto de EE UU como de Rusia, que la calificaron de "última oportunidad para evitar las sanciones", aunque le dieron pocas posibilidades de éxito. De hecho, no está claro que el resultado vaya a disipar las sospechas de Washington y sus aliados de que el programa nuclear iraní esconde intenciones militares y, en consecuencia, evitar las sanciones.

El acuerdo firmado en Teherán prevé que Irán envíe a Turquía 1.200 kilos de su uranio poco enriquecido (al 3,5%), a cambio de que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) le facilite los 120 kilos de uranio al 20% que necesita para su reactor de investigación médica. La introducción de Ankara como garante de ese intercambio es la principal novedad formal respecto a la oferta que el G-6 presentó al negociador nuclear iraní, Said Yalilí, el pasado octubre en Ginebra. Entonces, los iraníes mostraron su desconfianza a enviar su uranio de golpe fuera del país y tener que esperar un año para recibir el nuevo combustible.

Ahora, Irán da la impresión de haber superado ese recelo. Sin embargo, los observadores consultados señalan que la situación ha cambiado. Los 1.200 kilos de uranio representaban en aquel momento dos terceras partes del combustible poco enriquecido que Irán había producido y la cantidad necesaria para, de continuar su enriquecimiento, lograr una bomba. Sacarlos fuera buscaba "obtener una pausa en el programa nuclear iraní que creara condiciones de confianza para entrar en el fondo del problema", según explicó el entonces alto representante europeo, Javier Solana, que actuó de interlocutor de Yalilí en nombre del G-6.

Hoy, la planta de Natanz ya ha enriquecido hasta el 3,5% cerca de 2.400 kilos de uranio, según el OIEA. Por tanto, la salida de la mitad de esa cantidad no lograría el objetivo que pretendían las seis superpotencias. Además, la capacidad de enriquecimiento de Irán también ha aumentado. Desde febrero, ha conseguido purificar el uranio hasta el 20% y ayer subrayó que no va a dejar de hacerlo. Entonces, ¿para qué quiere el intercambio? "Para eliminar todas las excusas que se han puesto [al programa nuclear iraní] y que se cierre este asunto para siempre", según explicó el director de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehí.

La realidad es que Irán aún no ha conseguido encapsular el uranio enriquecido al 20% en las barras que necesita su reactor experimental, que está a punto de quedarse sin combustible. Este extremo y la inminencia de una nueva ronda de sanciones podrían haber contribuido a su cambio de actitud tanto o más que los buenos oficios y la capacidad de seducción de Lula.

Además, el acuerdo deja varios cabos sueltos. Ankara no dispone de la capacidad para reenriquecer el uranio iraní y el texto no explica quién va a encargarse de ello. En la propuesta de octubre, Rusia iba a reenriquecer el uranio y Francia a convertirlo en barras de combustible. Es posible que Irán espere una cooperación similar, ya que el acuerdo establece su comunicación al OIEA "en una semana" y que "una vez que tenga la aprobación del Grupo de Viena, Irán trasladará combustible a Turquía en el plazo de un mes". El Grupo de Viena se refiere a EE UU, Rusia y Francia, los países que se reunieron en esa ciudad, sede del OIEA, para precisar la fallida oferta de octubre.

Tampoco queda claro si el uranio enviado a suelo turco se utilizará para obtener el nuevo combustible, como era el plan en octubre, o si sólo servirá como garantía. Según el punto ocho de la declaración leída por el ministro de Exteriores iraní, Manuchehr Mottaki, "si las provisiones no se respetan, Turquía se compromete a devolver los 1.200 kilos de uranio poco enriquecido en cuanto se lo pida Irán". Su envío a un tercer país para el reenriquecimiento haría imposible esta cláusula.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de mayo de 2010