La ONU admite otro fallo en un estudio sobre cambio climático

Los errores han vuelto a ensombrecer un estudio de la ONU sobre calentamiento global. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha admitido fallos en un informe publicado en 2006 que alertaba sobre la contribución del consumo de carne al cambio climático. Según el informe, el ciclo de la carne -desde la tala de árboles para pastos hasta que el producto llega al mayorista, pasando por las emisiones de metano de las vacas- supone un 18% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, una contribución mayor al calentamiento que la de todo el sector transportes.

El organismo se ha visto ahora obligado a admitir que los datos del informe, que ha sido utilizado en sus campañas por los defensores de una dieta vegetariana (entre ellos el cuestionado presidente del IPCC, Rajenda Pachauri, y el ex Beatle Paul McCartney), adolecen de varios problemas. En especial, en lo que se refiere a la comparabilidad entre las emisiones procedentes del consumo de carne y las del sector transportes. Para llegar al 18%, la FAO agregó las emisiones de todas las fases del proceso de producción: la deforestación, el uso de fertilizantes o la fermentación entérica de los animales. Sin embargo, el 13% de emisiones del sector transportes sólo incluye la quema de combustibles fósiles. No es correcto afirmar, por tanto, que comer un kilo de vacuno equivale a viajar 250 kilómetros en coche, como hizo Pachauri en una conferencia en Londres en 2008.

Cálculos distintos

Pierre Gerber, responsable de políticas ganaderas de la FAO, ha reconocido el error. "Es cierto que las dos cifras se han calculado de forma distinta. La cifra del sector transportes, que no es de la FAO, sino que la cogimos del IPCC para dar un punto de referencia a la gente, sólo contabiliza la quema de combustibles fósiles, y no, por ejemplo, las emisiones derivadas de la producción de coches o la construcción de carreteras. Son dos formas distintas de agregar los datos y, por tanto, no se pueden comparar directamente".

"Tendríamos que haberlo explicado", admitió Gerber, que defendió que "el dato de que el sector ganadero contribuye al 18% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero es correcto, y es el único apoyado por la comunidad científica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de marzo de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50