Bruselas pide el fin de los incentivos a la compra de coches

Los fabricantes temen una caída del 19% de las ventas en España

Bruselas ya ha enviado su mensaje de que los diferentes planes renove que han espoleado las ventas de automóviles en Europa deben acabar este año. Para España, el fin del plan 2000E, en unos dos meses, coincidirá con la subida del tipo general del IVA, que afectará al automóvil (del 16% al 18%) y Anfac, la patronal de los fabricantes, calcula caídas de ventas de entre el 18% y el 19% para el segundo semestre, con lo que el ejercicio quedaría en tablas respecto a 2009. "No se puede trabajar siempre con ayudas a la venta, debemos entrar en la etapa de impulsar el coche limpio, el coche eléctrico y la entrada de mercados emergentes", explica por teléfono Antonio Tajani, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Industria y Empresa.

El abandono de los estímulos coincidirá con la subida del IVA
Más información
Seat quiere llenar las flotas de las instituciones con sus modelos
Las matriculaciones cierran marzo con su mayor avance de la historia y suben un 63%

"La industria es consciente de que la duración de estos incentivos está ligada a la recuperación económica de los países, y hay que ver si a España llega esa recuperación económica", explican fuentes de Anfac. En Alemania, donde ya se han retirado las ayudas, las ventas han bajado. Italia también las acaba de retirar y Francia lo hará a finales de año. El plan de España, con un presupuesto de 140 millones en 2009 y prorrogado a éste con 100 millones más, se agotará en uno o dos meses, según prevé el sector.

Pero la incertidumbre afecta de forma distinta a fabricantes y vendedores, ya que el 85% de los más de dos millones de coches que se fabrican en España se vende al mercado exterior. De hecho, las fábricas españolas empezaron a levantar cabeza a partir del segundo semestre de 2009 gracias a los pedidos del resto de Europa, mientras que la red de ventas sí mejoró a lomos de las llamadas ayudas al desguace o la renovación de vehículos en España.

Los que tiemblan son los comerciales. Entre mediados de 2008 y mediados de 2009, este sector perdió 30.000 puestos de trabajo. "¿Por qué no pueden seguir las ayudas? Puedes llamarlo así o llamarlo bajada de impuestos. La venta de coches genera ingresos por IVA, impuesto de matriculación, de circulación y de carburante. Si no se venden, también se pierden ingresos", reflexiona Antonio Romero, presidente de la patronal de concesionarios de automóviles Faconauto.

El pasado mes de febrero se matricularon en España 91.281 turismos, un 47% más que en 2009, pero aún lejos de los niveles de venta precrisis, en que se vendían más de 100.000 unidades. Para los vendedores, este rebote puede resultar demasiado liviano y dejar las ventas estancadas, cerca del suelo que se tocó en 2009. No piensa igual Máximo Blanco, de Comisiones Obreras: "Esperamos que la propia recuperación económica ayudará a las ventas. No estamos de acuerdo con el mensaje de temor que radian las empresas, todos los países están retirando ya las ayudas a la venta".

Las fábricas españolas de automóviles perdieron 3.000 empleos el año pasado, los fabricantes de componentes unos 30.000 y el empleo temporal casi desapareció. Pero los sindicatos creen que el ajuste ya ha pasado. "En un año negro como 2009, no cerró ninguna de las 18 fábricas en España", destaca Rogelio Mena, de UGT, si bien la tónica fue mucho peor para la industria auxiliar.

Cientos de personas visitan el salón del automóvil de Ginebra (Suiza).
Cientos de personas visitan el salón del automóvil de Ginebra (Suiza).EFE

Sobre la firma

Amanda Mars

Periodista. Corresponsal jefa de EL PAÍS en EE UU hasta abril de 2022. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS