Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

IVA de papel para el libro digital

El Gobierno rebaja del 16% al 4% el impuesto sobre los textos electrónicos

El libro electrónico ya es tan libro como el de papel. Hasta ahora, aunque parezca paradójico, no lo era, al menos a efectos tributarios. Mientras la compra de un texto impreso estaba gravada con el 4% de IVA (impuesto sobre el valor añadido), su versión digital lo estaba con el 16%. Si el primero recibía idéntica consideración que las viviendas de protección oficial, el segundo tributaba como una prestación de servicios. Ayer la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, anunció que el libro electrónico tendrá el mismo IVA que su versión tradicional.

La decisión del Gobierno español, efectiva desde del pasado día 4, responde a una recomendación aprobada en marzo por la Unión Europea. Para Antonio María Ávila, director de la Federación de Gremios de Editores de España, la medida, fruto de "una larga lucha" del sector, supone además la adecuación del impuesto a la propia definición de libro. Tanto a la de la RAE, que no especifica el soporte, como a la de la Ley del Libro.

La Biblioteca Nacional ofrece ya títulos sujetos a derechos de autor

Ávila escuchó el anuncio de la ministra en la Biblioteca Nacional. González-Sinde presentó ayer allí el proyecto Enclave, que permite el acceso a libros digitales sujetos a derechos de autor. Hasta ahora la sección virtual de la institución del paseo de Recoletos sólo ofrecía títulos "patrimoniales", es decir, aquéllos cuyos derechos son de dominio público.

La nueva oferta de la sección digital de la Biblioteca Nacional permite acceder a un fragmento de cada título y facilita la compra del mismo a través de 10 plataformas de distribución elegidas por las diferentes editoriales: de Amazon a Leer-e pasando por Leqtor o Edicat.

La digitalización de los libros -en las cuatro lenguas oficiales del Estado- ha corrido a cargo de los 90 sellos participantes en la primera fase del proyecto, que ayer puso a disposición de los internautas 629 títulos de autores como Eduardo Galeano, Miguel Sánchez Ostiz, Andrés Neuman, Jorge Volpi, Benjamin Black o Jonathan Lethem. A final de año serán 1.300. En febrero habrá entre los editores una segunda convocatoria en la que la Biblioteca Nacional espera doblar esa cifra.

Poco después de que la ministra hiciera todos los anuncios oficiales, un escáner de barrido sobrevolaba sin tocarlo un atlas del siglo XIX en la sala de digitalización. Por las manos de las 10 personas que trabajan allí pasan 15.000 páginas diarias. En 2011 habrán colocado en línea 200.000 títulos seleccionados entre los 27 millones que alberga la Biblioteca Nacional. Su directora técnica, Belén Llera, cuenta que la institución acaba de firmar un acuerdo con la World Digital Library de la Unesco, pero que las conversaciones con Google no llegaron a buen puerto: "Queríamos controlar todo el proceso de selección y digitalización". La Biblioteca Nacional recibe en sus salas mensualmente 15.000 visitantes. Su versión electrónica, 1.300.000. ¿Lo más consultado? Tres manuales de música del siglo XVII. Tal vez por eso la BN lanzará en mayo, con permiso de la SGAE, un proyecto digital a partir de sus fondos de música grabada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de diciembre de 2009