La movilización frena un aparcamiento sobre los restos árabes de Murcia

Los ciudadanos se organizaron contra el proyecto a través de la Red

"La magnitud e importancia del yacimiento arqueológico de San Esteban hace imposible la construcción en ese lugar". La frase no es de ningún miembro de la plataforma en defensa de los restos, crítico con la decisión del Ayuntamiento y la comunidad autónoma de construir un aparcamiento bajo los restos de un barrio árabe en Murcia. Las declaraciones son del presidente de la comunidad autónoma de Murcia y del alcalde de la capital. Hasta ayer, los dos apostaban por construirlo. Las obras de dicho aparcamiento descubrieron hace meses un barrio árabe del siglo XIII con mas de 50 casas, siete palacios y una mezquita.

En las últimas semanas, empresa, Ayuntamiento y comunidad autónoma habían avalado con informes técnicos desmontar el yacimiento para "recolocarlo" sobre el aparcamiento. A ellos se han opuesto miles de vecinos, intelectuales y organizaciones sociales considerando que "moverlos sería destruirlos". Los miembros de la plataforma habían instalado una webcam en un piso cercano al yacimiento que en los últimos días ha vigilado el perímetro; emitían las imágenes a través de livestream.com.

Las obras sacaron a la luz un barrio con una mezquita, siete palacios y 50 casas

Ayer, a primera hora de la mañana, vieron un gran camión y a unos 20 operarios que entraban en el yacimiento. Media hora después, un grupo de vecinos de la ciudad, organizados por la plataforma, evitaban la entrada y salida de camiones colocándose en las puertas del yacimiento y utilizando incluso cadenas. En el interior había comenzado el desmontaje de los restos. Mientras, los concejales de la oposición (PSOE e IU) se presentaban en la zona, pedían la licencia de obra al jefe del proyecto y éste admitía "no tenerla". Esta situación motivaba la denuncia de la plataforma ante la Guardia Civil y la fiscalía. Minutos después se presentaba el fiscal ante el Juzgado número 1 de Murcia. En su escrito pedía que "se paren los trabajos de extracción y el traslado de los restos".

Horas después de esa decisión de la fiscalía, la titular del juzgado ordenaba "la paralización cautelar de las obras". La resolución decía que "en aras de evitar un perjuicio de muy difícil reparación", es necesario paralizar las obras "mientras se practican las diligencias indispensables tales como recabar informes de órganos consultivos, realizar informes periciales y demás que resulten pertinentes". Los operarios de la empresa abandonaban la zona a las cinco de la tarde y los miembros de la plataforma, que vigilaban las puertas de la excavación, celebraban la decisión aunque todavía les quedaban dos sorpresas más: las declaraciones del presidente de la comunidad autónoma y del alcalde de Murcia, ambos del Partido Popular, y defensores a ultranza hasta ahora del proyecto del aparcamiento.

Así que supo a triunfo escuchar de boca del presidente Ramón Luis Valcárcel las dichosas palabras -"la magnitud y la importancia del yacimiento arqueológico de San Esteban hace imposible la construcción de un aparcamiento en ese lugar"-. Esta reflexión quedó reforzada por el alcalde de la ciudad, Miguel Ángel Cámara: "El interés de los restos arqueológicos encontrados en la excavación hace inviable el proyecto."

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de diciembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50