Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Por qué cayó el Muro

El sábado 31 de octubre, ante 1.800 invitados, la Fundación Konrad Adenauer conmemoró "la caída del Muro y la reunificación de Alemania". Intervinieron los tres protagonistas, George Bush senior, Mijaíl Gorbachov y Helmut Kohl. Aunque la unificación de Alemania no hubiera ocurrido sin la caída del Muro, para valorar el mérito de cada uno es preciso distinguir ambos acontecimientos que tuvieron causas, y sobre todo dinámicas, muy distintas.

Sin que nadie lo planeara, la apertura del Muro resultó de una serie de circunstancias, tan fortuitas como imprevisibles. Empero el factor decisivo fue la política de "restructuración y transparencia" que Gorbachov esbozó para sacar a la Unión Soviética de la profunda crisis en que se debatía, que la presión armamentística de la América de Reagan había exacerbado al máximo.

La 'perestroika' y el inmovilismo de Honecker fueron los artífices

La unificación, en cambio, fue obra casi personal de Gorbachov y Kohl

Una reforma radical de todo el sistema tenía que empezar por desprenderse de la pesada carga que para la Unión Soviética representaban los Estados socialistas. La gran paradoja era que la integración económica en el Consejo de Ayuda Económica Mutua (Comecon) los países del Este la percibían como una dura imposición de la potencia hegemónica, y ésta la sentía como una carga cada vez más gravosa. Una reestructuración profunda del sistema (perestroika) exigía detectar (glasnost) la dura realidad que la propaganda ocultaba desde siempre.

Una operación que pusiese en evidencia los males del sistema sólo podría tener éxito si cada país la realizaba por su cuenta. En el verano de 1989 Gorbachov no dejó la menor duda de que la Unión Soviética no iba a intervenir en las cuestiones internas de sus aliados. Aunque esta declaración en cada país repercutió de forma distinta, como era de esperar, la tónica general fue evitar que la transparencia llegase a poner en cuestión a los gobernantes.

En la República Democrática Alemana, por ser parte de una nación dividida, las reformas que demandaba Gorbachov comportaban mucho mayor riesgo. Las esperanzas que levantaba la política de Gorbachov, junto con el empeño de Honecker de impedir cualquier movimiento de renovación, provocaron el que una población que se sentía protegida, incluso animada por la Unión Soviética, se distanciara a gran velocidad del aparato estatal.

Después de semanas de manifestaciones, la ruptura se produjo el 7 de octubre, cuando con la presencia de Gorbachov, de los jefes de Estado de los países del bloque oriental, autoridades de la República Democrática Alemana y cuerpo diplomático, se celebraba el baquete oficial del 40º aniversario de la fundación de la República Democrática Alemana. Poco antes de que una manifestación de apoyo a Gorbachov pudiera rodear el Palacio de la República, los servicios soviéticos de seguridad decidieron sacarlo de la sala. Los de los otros jefes de Estado tampoco podían tolerar el menor riesgo, así que uno tras otro abandonaron el edificio, quedando tan sólo las autoridades germano-orientales y el cuerpo diplomático. Se hizo visible la soledad del régimen. Unos días más tarde, el 18 de octubre, se obligó a dimitir a Honecker.

El Muro cae por la política de Gorbachov que abre la perspectiva de un socialismo distinto y sobre todo la puerta a los que quieran salir. En los primeros siete meses de 1989 se autorizó a 48.000 personas a abandonar la República Democrática Alemana y 9.000 lo consiguieron de manera ilegal. Estas concesiones no hicieron más que aumentar el número de los que intentaban escapar. Cientos se refugiaron en las embajadas alemanas occidentales de Varsovia, Praga y Budapest. Para aliviar la situación, en el verano de 1989 no hubo otro remedio que abrir la frontera entre Hungría y Austria.

En la caída del Muro confluyen dos políticas opuestas, la de la renovación y la de impedir a todo trance cualquier cambio o concesión. De forma muy diferente hubieran ocurrido las cosas si dos o tres años antes Honecker hubiera impulsado las reformas pertinentes. Gorbachov, creando las condiciones que lo hicieron posible, y Honecker, al oponerse al menor cambio, fueron los artífices de la caída del Muro. La unificación, en cambio, ya fue obra casi personal de Gorbachov y Kohl. Una vez que la Unión Soviética aceptó que la Alemania unida permaneciese en la Alianza Atlántica, condición que Estados Unidos había exigido siempre, el mérito de Bush consistió en no oponerse, como le pedían Francia y Reino Unido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 2009