Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Todos formamos parte de la misma foto"

Guardans apacigua en Sitges a los pequeños productores

Debates, sí; batallas, no. Ignasi Guardans, director general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA), llegó ayer a Sitges con la intención de rebajar las preocupaciones de los pequeños productores en cuanto a las ayudas contenidas en la orden ministerial que desarrolla la Ley de Cine de diciembre de 2007. "Todos somos parte de la misma foto", aseguró Guardans en un encuentro organizado en el marco del Festival de Cine de Sitges por la ESCAC (Escola Superior de Cinema e Audiovisual de Catalunya), al que asistieron cerca de un centenar de representantes del sector audiovisual catalán, principalmente productores, y que contó también con la presencia de Ton Lladó, director del Instituto Catalán de Industrias Culturales de la Generalitat.

En la foto estarán grandes y pequeños, según Guardans, respecto a aquellos que quieren un cine totalmente subvencionado o no respeten la diversidad cultural. "Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa", aseguró el director del ICAA, quien invitó a los productores a releer detenidamente la Ley del Cine y a separar lo que llamó "las pistas del circo", es decir, a no mezclar temas como las relaciones con las televisiones, las dificultades de los créditos o la aplicación de la Ley de Igualdad por la que las mujeres, en las mismas condiciones, tendrán más facilidades para obtener ayudas.

Dijo Guardans que la orden está en "el horno", anunció cambios en el texto del borrador presentado a los diferentes sectores en junio. "Queda muy poco de la estructura inicial del borrador, hay gente que está disparando a una figura en movimiento", añadió Guardans quien, sin embargo, no quiso adelantar cuáles serán esos cambios en el borrador y negó que la citada orden vaya en contra de la filosofía de la Ley de Cine, tal y como han denunciado los firmantes del manifiesto Cineastas contra la orden. Lo que sí parece claro es que Cultura revisará los parámetros contemplados hasta ahora en la orden, por los que las películas de menos de dos millones de euros, cifra media de un presupuesto de filme español, puedan acceder más fácilmente a las ayudas contempladas en el texto ministerial. "No hay ganas de dejar a nadie fuera, lo que sí va a haber es un tratamiento diferente según el tamaño de los proyectos. El cine español no se arregla con subvenciones".

Guardans aseguró que la mala imagen del cine español es consecuencia en parte por la politización de algunos de sus creadores. "Es legítima la libertad de los que hacen cine, pero la política lastra al conjunto del sector". El cineasta Luis Miñarro salió en defensa de la politización de los cineastas -"se da incluso en el cine estadounidense"-, aunque no de su instrumentalización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de octubre de 2009