Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ley de Economía Sostenible deja en el aire la de Ciencia

El proyecto de Garmendia lleva meses atascado

La inclusión de la ciencia y la innovación en la futura Ley de Economía Sostenible, cuyas líneas básicas ha preparado el Gobierno de Rodríguez Zapatero, ha sembrado de incertidumbre el panorama de la ciencia en España, pendiente aún de una Ley de la Ciencia. El borrador de esta última, preparado por el Ministerio de Ciencia e Innovación que dirige Cristina Garmendia, está atascado desde hace meses por varios escollos, sobre todo la reforma a fondo de la carrera científica y el sistema de contratación de los investigadores, así como la creación de una agencia con grandes dosis de autonomía en la gestión de la actividad científica.

Esta incertidumbre sobre el marco legislativo se añade al jarro de agua fría que ha supuesto el primer borrador de presupuesto para I+D en 2010, con un recorte de hasta el 37% en las partidas fundamentales de financiación de proyectos científicos, becas y contratos. El ministerio de Garmendia insiste en que habrá dos leyes: la de Economía Sostenible y la Ciencia.

La carrera científica y la agencia nacional son los grandes escollos

En las líneas básicas de la primera, en concreto en el capítulo 4 (Ciencia e Innovación), se establece "una revisión de este sistema" con varios contenidos destacados. "La ley establece principios generales de fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación en materia científica y técnica", dice el documento. También se anuncian mecanismos como "las agrupaciones públicas de investigación" y los convenios de colaboración. Se destaca también la transferencia de resultados de las actividades públicas de investigación y la "flexibilización" en la contratación pública o "la apertura de nuevas vías de participación del personal investigador en actividades empresariales innovadoras". Por último, se hace hincapié en la promoción y difusión de los derechos de la propiedad industrial e intelectual. El documento -una declaración de objetivos sin detalles normativos- se propone fomentar la investigación aplicada y la innovación empresarial.

El borrador no hace alusión a la futura Ley de la Ciencia ni a los escollos que ésta tiene actualmente (la carrera científica y la agencia). Expertos consultados dudan de si la ley tendría cabida, tal y como está planteada, en el marco de la Ley de Economía Sostenible o si, en caso de ser una ley separada, quedaría descafeinada. Lo cierto es que la Ley de Ciencia está retrasada o paralizada.

"El Ministerio se comprometió a presentar a los agentes sociales un nuevo texto de la Ley de Ciencia, que incorporaría las aportaciones propuestas por los distintos colectivos implicados y las sugeridas por el grupo de trabajo creado para este objetivo, compuesto por CC OO, UGT y CEOE-Cepyme y que finalizaron el mes de mayo pasado", advierte CC OO en un comunicado en que insta al ministerio a reanudar el diálogo. "El plazo al que se comprometió para enviar dicho documento fue el mes de junio, sin que hasta la fecha (después de tres meses) el Ministerio haya hecho llegar ningún nuevo documento ni dado explicaciones al respecto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 2009