Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fármaco muy barato evita un 30% de casos de malaria en bebés

Su distribución en África puede evitar seis millones de contagios al año de la enfermedad más mortífera - La OMS recomendará su uso a los gobiernos

Antes de que acabe de leer este artículo, en un solo minuto, morirán 100 personas a causa de la malaria. De estas, un 95% serán menores de 5 años. Cada año la malaria mata a más de un millón de niños, la mayoría en África. Para los menores de un año, el riesgo de morir es aún mayor. Ante una enfermedad que sigue sin vacuna, conseguir un medicamento que evite el 30% de las muertes en bebés supone un gran paso. Y es el avance que hoy publica The Lancet sobre varios estudios de un consorcio en el que participan cerca de 30 centros de investigación de África, Europa y Estados Unidos, además de Unicef y la OMS, que recomendará en octubre a los gobiernos que incluyan el tratamiento en sus protocolos.

El medicamento, la sulfadoxina-pirimetamina (SP), evitaría unos seis millones de nuevos casos al año en bebés, según los autores. Supone una buena medida no sólo por su eficacia, sino también porque es barato y porque ya existen mecanismos para incorporarlo en países en los que menos de la mitad de la población ha visto un médico en toda su vida.

En los ensayos han participado más de 8.000 bebés en seis ensayos clínicos realizados en cinco países africanos. Todos recibieron el tratamiento preventivo de forma intermitente. Dado el poco peso del bebé, con una sola pastilla troceada se pueden cubrir las tres tomas necesarias. A los tres meses de vida tomaron la primera dosis, a los seis la segunda y a los nueve la última. Los periodos coinciden con los que establecen las campañas de vacunación en estos países e impulsadas por la OMS. Aprovechando los canales sanitarios el coste sería mínimo.

La SP fue uno de los primeros antipalúdicos que apareció tras la II Guerra Mundial. Mata al parásito. En adultos su efecto dura un mes. Lo tomaron soldados y viajeros, pero la cloroquina lo desplazó. Ahora, su patente ya ha vencido y cada pastilla cuesta menos de 20 céntimos de euro. "Se trata de una estrategia simple, segura, parcialmente eficaz y barata", asegura Pedro Alonso, director del CRESIB, Centro de Investigación del Hospital Clínic de Barcelona, desde donde se ha coordinado este gran consorcio.

Aunque los ensayos que se publican sólo se han hecho con menores de un año, los investigadores creen que también podría funcionar con los más mayores. El problema es que "a partir del año de edad ya no existen más programas de inmunización ni otro tipo de seguimiento", afirma Clara Menéndez, investigadora que lidera el estudio. Actualmente, el SP ya se utiliza para prevenir la malaria en embarazadas y neonatos. La OMS lo introdujo en los programas de seguimiento del embarazo. Las madres lo toman durante la gestación y así confieren protección al futuro bebé. "Eso significa que ya está disponible, o sea que se podría empezar a administrar mañana", afirma Alonso.

El SP "actúa a nivel metabólico con el parásito, lo destruye y evita que la infección se desarrolle. Su presencia en sangre es más larga que otros antimaláricos", explica Menéndez. La protección que confiere es similar a la que se espera de la vacuna de la malaria que se está ensayando ya con miles de pacientes (12.000 bebés de menos de un año). "Su eficacia probablemente también rondará entre el 30% y el 40%", dice Menéndez.

Alonso afirma que la lucha contra la malaria, no dependerá sólo de la vacuna. "Es un enemigo tan complejo que será necesaria la suma de varias medidas". Es decir, que los bebés podrán recibir la vacuna como el resto de la población y además tomar el fármaco de forma complementaria. También deberán usar mosquiteras rociadas con insecticida. Otros estudios demuestran que su uso disminuye en un 20% el riesgo de padecer la enfermedad.

Una pandemia

- Riesgo. La mitad de la población mundial, 3.300 millones de personas, viven en zonas de riesgo de malaria. Se trata de países pobres.

- Casos. La mayoría vive en África, donde cada año 212 millones de personas enferman a causa del parásito. Entre éstos, afecta a 20 millones de niños.

- Muertes. La malaria mata al año a más de un millón de personas. Cada 30 segundos, un menor muere a causa de la enfermedad.

- Economía. La enfermedad también debilita la economía de los países pobres. Supone una disminución anual de su producto interior bruto del 1,3%. Absorbe el 40% de su gasto sanitario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 2009

Más información