Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles consideran "bueno" su cine, pero prefieren verlo en casa

Un 80% de los encuestados reclama al sector que considere los gustos del público

El cine español es bueno o muy bueno, pero se ve poco. España es el país más pirata de Europa, pero la gente rechaza la piratería. Para la gente, lo mejor es ver el cine en casa. En resumen: la disonancia es absoluta entre los gustos y la realidad. Los responsables de la empresa Metroscopia estaban preparados para lo peor cuando desde EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales) les encargaron una encuesta sobre la imagen del cine español entre los espectadores. Todos esperaban que los resultados arrojaran una mala valoración del cine español. Pero la sorpresa fue mayúscula cuando se pusieron a trabajar sobre los resultados de los 3.202 entrevistados en encuestas realizadas entre los pasados 6 y 21 de mayo en todo el territorio nacional y a gente de toda edad (mayores de 18 años), sexo y condición.

En la encuesta de Metroscopia, el 72% pide combatir la piratería con dureza

La encuesta asegura que el 61% de los españoles califica el cine español como "bueno o muy bueno" e incluso opina que ha mejorado en los últimos años, frente al 20% que lo califica claramente de "malo o muy malo". Estos datos contrastan con la asistencia a las salas en las que se proyectan películas españolas, que viene sufriendo un importante y preocupante descenso en los últimos años. De los 15,8 millones de espectadores que el cine español consiguió en 2007 (un 13,47% de cuota de mercado) se pasó a 14,3 millones en 2008 (13,18%). En los primeros cuatro meses de 2009, los espectadores de cine español suman casi tres millones, y la cuota de mercado está apenas en el 9,12%.

Con respecto a la piratería, y sabiendo como se sabe que España es, junto a China, uno de los países más piratas del planeta, un 72% de los encuestados se declara a favor de que la Administración la combata de manera firme.

La disonancia real entre estos datos y la realidad fue recalcada ayer por los responsables de Metroscopia, Pilar Bartolomé, Fernando López y Jose Pablo Ferrándiz, durante la presentación del informe, dentro de las jornadas La industria del cine: propuestas para el futuro, organizadas por Egeda y la Fundación Ortega y Gasset. "El estudio revela una realidad y una contradicción entre lo que la gente expresa y lo que se hace", aseguró Fernando López, vicepresidente de Metroscopia.

Los cambios de hábitos y la facilidad y calidad para ver cine en casa es una de las causas apuntadas para explicar la baja asistencia a las salas. "Les gusta el cine español, pero para ver en casa", apuntó Bartolomé, que añadió que los españoles exigen también una mayor sintonía con los gustos del público (así lo expresa el 80% de los encuestados), que ha expresado "su cansancio por los dramas sociales, las películas intimistas y las de posguerra".

Los entrevistados se muestran satisfechos con el nivel artístico de nuestra cinematografía, pero no así con el aspecto industrial, en el que piden más promoción y mayor apoyo institucional -un 69% cree que el cine español no está bien protegido frente a industrias como la de EE UU-.

Mejorar justamente la imagen de nuestro cine es uno de los principales objetivos que se han fijado el nuevo presidente de la Academia, Álex de la Iglesia, e Ignasi Guardans, director del ICAA ( Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales). Con los resultados de la encuesta, para De la Iglesia queda claro que "entre el emisor y el receptor hay un problema, que es saber vender el producto". Guardans se quedó con que "es satisfactorio ver que una mayoría de españoles reconoce la calidad de nuestro cine, en contra de la imagen que algunos difunden" y con el hecho de que gran parte del público pide otras historias o que se las cuenten mejor". "De todo ello hay que tomar buena nota", añadió Guardans.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 2009