Bilbao reúne al grupo juntero del PNV para explicar el 'caso Afer'

Admite que el conflicto puede "pasar factura" política en los próximos meses

El diputado general de Vizcaya José Luis Bilbao reunió el pasado lunes al grupo juntero del PNV -la máxima autoridad vizcaína es uno de los 23 apoderados peneuvistas en las Juntas Generales- para explicar su postura sobre el conflicto con el grupo empresarial Afer, que ha originado un enfrentamiento sin precedentes entre un empresario y una administración vasca.

Fuentes conocedoras del encuentro indicaron que Bilbao llegó a admitir que este caso puede "pasar factura" política a la Diputación vizcaína gobernado por el PNV, pero que es una situación que se prolongaría sólo unos meses. El conflicto estalló la pasada semana cuando la Diputación anunció que iba a rescindir los cuatro contratos de obras en exclusiva -por importe 35 millones- adjudicados al grupo Afer, ante lo que el presidente de la empresa, Jabyer Fernández, acusó a la institución foral de un delito al falsear documentos para justificar la rescisión de una de esas adjudicaciones. Detrás de la polémica, está el proyecto de la novedosa fábrica de pisos en serie (una inversión de 70 millones y 1.100 empleos) en Alonsotegi, apadrinada en diciembre de 2006 por José Luis Bilbao pero que no ha avanzado porque la Diputación no ha comprado el suelo que se comprometió hace dos años.

Afer anuncia otra denuncia a Bilbao porque su negocio ha bajado un 60%

En la cita, que tuvo un carácter excepcional, ya que se celebró por la mañana cuando habitualmente el grupo del PNV se reúne los lunes por la tarde, el diputado general afirmó, según las fuentes consultadas, que probablemente la institución foral haya sobrevalorado el proyecto, que n su día se calificó como el principal de Vizcaya. Pero resaltó que se ha frustrado por la propia empresa y por la obcecación de los propietarios de los terrenos al exigir más dinero. La Diputación tiene pendiente la compra del suelo de una decena de propietarios, que suponen más de 100.000 de los 250.000 metros cuadrados previstos para la fábrica.

Mientras, Afer presentó ayer a la Hacienda foral las garantías para el aplazamiento de una deuda fiscal de 43 millones, que son fundamentalmente el propio proyecto de la fábrica de pisos en Alonsotegi, el plan de negocio, que estima en 700 millones de euros, y los compromisos de la Diputación, recogidos en los convenios firmados, de comprarle las primeras 1.500 viviendas que se fabricarían en la planta y subvencionarle la formación de la plantilla. Pide que el pago se aplace tres años.

Fernández volvió ayer a arremeter contra Bilbao, al que la pasada semana acusó de querer "acabar" con la constructora, y anunció que irá a los tribunales (por segunda vez) contra el diputado general para pedir compensaciones económicas por la pérdida de facturación del grupo "de hasta un 60%" en los últimos 18 meses. De esta reducción de ingresos responsabiliza al "hostigamiento sin precedentes", que les ha llevado a un "apartheid concursal" por el "simple" hecho de "exigir que se cumplan los compromisos" de 2006 entre la Diputación y Afer.

Afirma que las empresas de Afer -en total unas 30 compañías- sufren un "guiñol financiero y mediático promovido por el diputado general, cuyas marionetas maneja a su antojo" para evitar cumplir el acuerdo de 2006.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 07 de mayo de 2009.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50