Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

El hospital Carlos III de Madrid se pone en alerta y reserva una planta entera

El centro, especializado en enfermedades infecciosas, tiene 11 casos sospechosos

El hospital Carlos III, uno de los centros de referencia de enfermedades infecciosas, ha empezado a prepararse para la posible epidemia. El centro ha reservado una planta entera para los posibles ingresos que se produzcan a causa de la gripe porcina, tal y como prevé el protocolo de pandemias nacional. En ella se encontraban anoche hospitalizados 11 pacientes sospechosos de estar infectados por el virus H1N1, responsable de la enfermedad. Todos presentaban síntomas gripales y habían regresado en los últimos 10 días de México.

Ninguno de estos casos ha sido confirmado por el único laboratorio español acreditado. "Todos los enfermos sospechosos de padecer la dolencia que requieren hospitalización (no todos lo necesitan) y que acuden a otros centros sanitarios son derivados al Carlos III, un hospital auxiliar de la red madrileña que es el centro de referencia para estos casos", indicaron ayer fuentes sanitarias de la Comunidad. A partir del pasado viernes, cuando se activó la alerta por la gripe porcina, las autoridades sanitarias madrileñas han ido restringiendo los ingresos de pacientes de otras dolencias, para liberar camas.

Un trabajador del hospital explicó ayer que el servicio de urgencias del centro, que habitualmente sólo funciona de ocho de la mañana a diez de la noche, ha estado abierto las 24 horas desde que saltaron las alarmas. "Se ha ampliado el horario por si llegara cualquier persona con síntomas de la enfermedad por la noche", aseguró el trabajador.

La decisión de reservar una planta completa para posibles pacientes de gripe porcina se produce con el casi permanente enfrentamiento entre los empleados de la sanidad pública en Madrid y los responsables del área en la Comunidad autónoma. Trabajadores del hospital afirman que el centro no está preparado para afrontar una epidemia, a causa de los recortes y restricciones de servicios, que los responsables de la Consejería de Sanidad niegan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de abril de 2009