Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libertad para 11 torturadores de la dictadura argentina

Varios de los más notorios torturadores de la dictadura argentina (1976-1983), entre ellos Alfredo Astiz y Jorge Tigre Acosta, quedaron ayer en libertad por orden de la Cámara de Casación de Argentina, que tomó la medida ante el tiempo que los acusados llevan detenidos sin haber recibido una sentencia. La resolución provocó la indignación de las asociaciones de víctimas.

Astiz, Acosta y otros nueve acusados están encausados en un juicio por secuestro, desapariciones, robo de los bienes de los desaparecidos, asesinatos y torturas reiteradas en la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA), edificio convertido en el más emblemático centro de detención clandestino del régimen militar.

La Cámara de Casación aplicó un artículo que considera ilegal la detención preventiva por más de dos años, que en algunos casos puede ser prorrogado por otro año más.

"Es una vergüenza", declaró nada más conocer la medida Taty Almeida, presidenta de la línea fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, quien irónicamente añadió que se trata de un "regalo de fin de año". Por su parte la diputada Patricia Walsh, hija del periodista y escritor Rodolfo Walsh, asesinado por el régimen militar, advirtió del riesgo de que, una vez en libertad, los represores puedan organizarse para obstaculizar la investigación judicial. Diversos colectivos preparaban anoche una reunión conjunta para decidir qué medidas adoptar.

Mientras, los acusados permanecían recluidos en cárceles civiles a la espera de que un juez fijara las fianzas correspondientes para su puesta en libertad.

Casualmente, anoche estaba previsto que la presidenta argentina, Cristina Fernández, visitará la ESMA para participar en un acto de conmemoración del Día de los Derechos Humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 2008