Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los piratas dan su golpe más audaz

Secuestrado en el Índico un petrolero saudí con dos millones de barriles de crudo

Un superpetrolero saudí cargado con dos millones de barriles de petróleo y 25 tripulantes a bordo fue secuestrado el pasado domingo en aguas del Índico, según informó ayer un portavoz de la V Flota estadounidense y confirmó un comunicado del armador. Se trata del primer gran petrolero y el mayor barco con el que logran hacerse los piratas que operan desde Somalia. La noticia contribuyó a que el precio del crudo subiera hasta los 58 dólares por barril y añade presión a los esfuerzos internacionales para restablecer la seguridad marítima en el Cuerno de África.

El Sirius Star, propiedad de Saudi Aramco y de bandera liberiana, "fue asaltado el domingo por un grupo de hombres armados a unas 420 millas náuticas [760 kilómetros] frente a las costas somalíes", según el comunicado de Vela International, la consignataria marítima de la compañía nacional de petróleo saudí. Esta empresa, con sede en Dubai, aseguró además que, de acuerdo con sus datos, "los 25 tripulantes se encontraban sanos y salvos". La dotación incluye ciudadanos británicos, croatas, filipinos, polacos y saudíes. Los piratas rara vez hieren a las tripulaciones, ya que su objetivo es lograr el mayor rescate posible. En lo que va de año los bandidos han obtenido por esa vía al menos 30 millones de dólares (24 millones de euros), de acuerdo con un reciente informe del centro de estudios británico Chattam House.

Próspero negocio

La piratería se ha convertido en el negocio más próspero de Somalia, un Estado fallido en el que grupos islamistas radicales disputan el poder a un Gobierno respaldado por la vecina Etiopía, que ha desplegado miles de soldados, y Occidente.

Procedente de Arabia Saudí, el Sirius Star se dirigía a EE UU vía el Cabo de Buena Esperanza, la punta más meridional del continente africano, ya que sus 325 metros de eslora y su calado no le permiten el paso a través del Canal de Suez. El barco, que fue botado en marzo, es uno de los mayores del mundo y, según Vela International, en el momento de su captura llevaba sus bodegas "a plena capacidad". Los dos millones de barriles que transporta equivalen a un cuarto de la producción diaria del reino y poseen un valor de mercado de unos 100 millones de dólares.

"No tiene precedentes. Se trata del mayor barco asaltado por piratas del que tengamos noticia", declaró el teniente Nathan Christensen, portavoz de la V Flota. Christensen, que eludió decir si la Armada estadounidense consideraba intervenir en un rescate, fijó el lugar de su secuestro a unos 830 kilómetros del puerto de Mombasa (Kenia), lo que significa que el asalto se produjo en alta mar lejos del golfo de Adén, el lugar donde se vienen produciendo la mayoría de los incidentes.

Según la Oficina Marítima Internacional, más de 80 navíos han sido atacados en esas aguas en lo que va de año, el doble que en el mismo periodo de 2007.

Los asaltos no sólo han encarecido los seguros, sino que han llevado a los armadores a evitar el estrecho de Tirán y derivar a sus navíos hacia el sur, lo que puede alargar las singladuras entre Asia y Europa hasta tres semanas más y encarece los fletes. Ahora, el lugar donde se produjo el secuestro del Sirius Star parece indicar que los piratas están ampliando su zona de operaciones. Además, es la primera vez que logran hacerse con un petrolero, algo que ya llevaban tiempo intentando.

El pasado octubre un avión militar español enviado para vigilar la zona logró frustrar un asalto de ese tipo efectuando varios vuelos rasantes sobre los bandidos y lanzándoles botes de humo. El mes anterior, un petrolero iraní logró escapar de una lancha rápida que le atacaba con ametralladoras pesadas tras una persecución que se prolongó durante media hora. En abril, un petrolero japonés sufrió un ataque con lanzagranadas que le dejó un boquete por el que derramó varias toneladas de crudo. Pero la captura más peligrosa ha sido la de un carguero con 33 carros de combate a bordo.

La gravedad de la situación motivó una resolución de la ONU el pasado junio que autoriza el uso de la fuerza contra los piratas en aguas somalíes, consideradas las más peligrosas del mundo. Desde entonces, una unidad multinacional establecida por la OTAN, en la que también colaboran países que no son miembros, realiza patrullas en el golfo de Adén. Su objetivo es garantizar la navegación en esa zona por la que transitan unos 20.000 barcos al año y, en 2007, un 30% del petróleo consumido en Europa. En ese contexto, la UE acaba de formar una fuerza naval, Eunavfor, que comenzará a operar el próximo año con participación española para contribuir a ese esfuerzo.

Aguas peligrosas

- El 'Sirius Star' es el sexto barco atacado en la zona en una semana. Un carguero japonés, otro turco y un pesquero chino han sido secuestrados, y navíos de guerra rusos y británicos han repelido otros dos abordajes.

- 86 buques han sufrido intentos de secuestro entre enero y octubre de 2008.

- Los piratas tienen retenidos 12 buques y más de 250 tripulantes.

- Las aguas frente a las costas de Somalia, Yemen Kenia y Tanzania son las más peligrosas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de noviembre de 2008

Más información