Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 36% de las empresas catalanas sufren dificultades para financiar su actividad

El 36% de las empresas catalanas acusan las restricciones crediticias, lo cual limita el funcionamiento de sus negocios, según la última encuesta de coyuntura elaborada por la Cámara de Comercio de Barcelona. Hasta el segundo trimestre del año pasado esta proporción siempre había estado entre el 15% y el 20%. Es más, el número de sociedades que admiten tener problemas de financiación se ha disparado en los últimos tres meses. El presidente del organismo, Miquel Valls, calcula que en torno a unas "80.000 empresas catalanas" se verán afectadas directamente por la crisis y la falta de crédito.

El sector con más complicaciones para acceder al crédito es el de la construcción. Seis de cada 10 empresas dicen tener dificultades para conseguir dinero, cuando hace un año la restricción afectaba al 30%. Sin embargo, la cámara agrega que acceder a un préstamo para desarrollar la actividad empresarial ordinaria tampoco es fácil para la industria y el sector servicios.

Alrededor del 20% de las empresas han tenido que usar las líneas de crédito que ofrece el Instituto de Crédito Oficial (ICO). En este caso, la industria, las firmas de servicios y el comercio son los sectores que más están usando estos préstamos.

El presidente de la patronal Cecot, Antoni Abad, se quejó ayer en la Nit de l'Empresari porque "los empresarios catalanes" sufren "una triple crisis". "Sufrimos la crisis mundial, sufrimos la crisis española y además tenemos que soportar otra: la de la falta de financiación prevista en el Estatuto", lamentó. Abad manifestó la dudosa salud del crecimiento de los últimos años y criticó la dureza de los bancos "hasta para renovar una póliza". Abad recordó, además, que ahora "la prioridad" es "salvar empresas y puestos de trabajo".

La Asociación Multisectorial de Empresas (Amec) se sumó ayer a los malos augurios. "O llega el crédito a las empresas o se tendrá que buscar un plan de rescate para la industria de cara a 2009", afirmó el presidente de la asociación, Llucià Casellas.

Otra patronal, Pimec, distribuyó ayer un decálogo para que las pymes puedan hacer frente a la crisis a través de una mejora en la gestión de las empresas. La receta que propone Pimec pasa por la austeridad y la prudencia, pero también por ir al exterior y optimizar recursos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de noviembre de 2008