La Complutense advierte de que el recorte de Aguirre afecta ya a su día a día

La Universidad Complutense de Madrid, la mayor universidad pública de España después de la UNED, ya se está apretando el cinturón por los recortes que la Comunidad de Madrid está llevando a cabo en el presupuesto comprometido para este año de las universidades públicas de la región. Estas previsiones colocan a la institución en "un escenario de insuficiencia de fondos disponibles para hacer efectivos los compromisos en gasto corriente y de inversión ya comprometida o ejecutada, lo cual repercute seriamente en nuestro normal funcionamiento", dice un texto enviado a las facultades para informarles de una serie de medidas para intentar paliar la situación.

Por ejemplo, retener el 40% del crédito disponible hasta final de año para cada centro; congelar la mitad de los remanentes generados con títulos propios; paralizar los gastos previstos en material o viajes a congresos; o limitar las horas extra. Se trata de revisar todo eso para garantizar la mayor liquidez, explicó el vicerrector de Política Académica, Carlos Andradas, pero si en algún caso es necesario que haya horas extra, se harán, o si hay un congreso organizado, también, aseguró: "No tocaremos nada indispensable".

Más información

Pendientes del acuerdo

Además, los responsables de la universidad están negociando la paralización de las convocatorias de puestos de trabajo que incrementen el presupuesto, la revisión de concesiones provisionales de tardes o jornadas partidas del personal de administración y servicios, o los complementos de productividad. Insisten desde la Complutense en que si el Gobierno autonómico de Esperanza Aguirre rectifica, se retirarán estas medidas.

La polémica surgió con el recorte de un 30% que hizo la Comunidad de Madrid por sorpresa en el pago nominativo de septiembre (la partida que las universidades usan para pagar a su personal). En octubre, el dinero ha llegado íntegro, pero los rectores madrileños están negociando con la Comunidad qué pasará con los pagos de noviembre y diciembre, y con ese 30% de septiembre. Además de posibles recortes en los capítulos comprometidos para inversiones. Ayer, los rectores de las seis universidades públicas madrileñas volvieron a reunirse con la Comunidad y, a falta de próximos encuentros, las perspectivas son "favorables", dicen fuentes universitarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de octubre de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50