Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | Impacto en la economía real

La tasa de paro sube al nivel de 2004 con 800.000 nuevos desempleados en un año

El Gobierno admite que la evolución de los próximos meses va a ser mala - La economía destruye empleos por primera vez desde la última recesión

En un tsunami, dicen, hay dos momentos dramáticos: cuando la gran ola golpea la costa y cuando se retira. El primer golpe del maremoto que sacude la economía mundial, tal y como lo ha definido el ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan ha arrojado al paro en España a 217.200 personas sólo en el tercer trimestre, según las cifras dadas a conocer ayer en la Encuesta de Población Activa (EPA). La cifra es un 9,1% superior a la registrada en el trimestre anterior y sitúa el número total de desempleados en 2.598.800, el dato más abultado desde 2000.

El deterioro es acelerado. En un año, los trabajadores sin empleo han aumentado en 806.900, un 45,03%. En consecuencia, la tasa de paro ha subido el 0,88% y se sitúa en estos momentos en el 11,33% de la población activa, el porcentaje más elevado desde el primer trimestre de 2004. En lo que va de año 2.445 trabajadores se han ido al paro cada día.

Corbacho: "La crisis financiera debería estar finiquitada en dos meses"

El dato contiene hechos preocupantes. Como en cualquier gran inundación, para determinar su magnitud, hay que buscar la referencia. Ver hasta dónde llegaron las aguas. Pues bien, por primera vez en 14 años, desde la crisis de los noventa, se destruye empleo. En términos interanuales, de septiembre a septiembre, el número de ocupados ha disminuido en 164.300 personas (0,8%) y se sitúa en 20.346.300 ciudadanos. Casi la mitad de los puestos destruidos, 78.800, lo fueron en el último trimestre.

Uno de los efectos de esa ola que barre el empleo a gran velocidad es el aumento del número de hogares con todos sus miembros en edad de trabajar desocupados. En el último trimestre, su número ha aumentado en 84.300, un 15,2%. Suman ya 638.000.

El perfil mayoritario entre los nuevos parados responde al de un hombre joven, de entre 25 y 54 años, de nacionalidad española y que trabajaba en la construcción. El estallido de la burbuja inmobiliaria ha dejado sin empleo en la construcción, sólo entre julio y septiembre, a 57.600 trabajadores. En un año, el paro en el sector ha subido en 256.100 personas.

Pero el deterioro no se limita a un sector. Afecta también a la industria, con 27.200 nuevos parados en los últimos tres meses y a la agricultura (26.900). Son grietas que afectan a la llamada economía real que no encuentran remedio. Ni siquiera el flotador económico tradicional de la economía española, el sector servicios (232.200 parados más en el último año y 47.700 en los últimos tres meses), sirve para mantener la barbilla fuera del agua.

En los últimos 12 meses, el sector servicios ocupó a 257.600 personas más. Un ritmo que no cubre la caída de ocupación de otros sectores. "El incremento de la ocupación en el sector servicios" reconocía ayer el Ministerio de Economía "no compensa la caída en el resto de sectores".

Si se mira la marca de la inundación del paro por sexos, la línea remite también al año 1994. Por primera vez desde ese año, el número de parados varones en un trimestre ha superado al de mujeres: 170.700 parados varones más, frente a 46.600 mujeres. La tasa de paro, sin embargo, sigue siendo más elevada entre las féminas: 12,66% frente al 10,32% de los hombres. Y es también más elevada entre los extranjeros (tasa del 17,45% y 43.100 nuevos parados entre julio y septiembre) que entre los españoles (10,20% de tasa de paro y 174.100 nuevos desempleados).

Por comunidades autónomas, el paro ha subido con especial fuerza en Andalucía (86.600 nuevos desempleados), Cataluña (50.700) y Murcia (20.100). Sólo en Madrid baja de forma importante el desempleo, con 11.800 parados menos en los últimos tres meses. Con la gran ola rompiendo sobre las cabezas de empresas y trabajadores, el Ministerio de Economía no tuvo más remedio que admitir que, quizá, lo peor de la inundación -como sostienen los estudiosos de los tsunamis- está por llegar.

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, explicó que la tendencia del paro en los próximos meses "no va a ser buena" por el efecto de la crisis financiera y por el ajuste que se está produciendo en España en el sector de la construcción. Vegara admitió como "posible" que el desempleo a final de año se sitúe "algo por encima" de la previsión oficial (10,4%).

Sin embargo, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, volvió a hacer gala de un criterio bien distinto al de Economía y fue más optimista, pese a lo que auguran expertos de medio mundo. "La crisis financiera debería estar finiquitada en dos meses y entonces empezará un futuro de confianza", afirmó en Santiago de Compostela.

Pero para los sindicatos, que han acordado iniciar movilizaciones en defensa del empleo, el nivel de las aguas ha llegado hasta el punto de que se hace necesario el reparto urgente de salvavidas. Por el PP, la valoración -catastrófica- corrió a cargo de su responsable de economía, Cristóbal Montoro. "España" dijo "está a la cabeza del mundo desarrollado en paro y destrucción de empleo. Ni un solo país europeo está llevando la crisis peor que nosotros".

Los problemas del mercado laboral

- Crece el desempleo. En el tercer trimestre del año había casi 2,6 millones de parados, la cifra más alta de los últimos ocho años, tras aumentar en 217.200 respecto del trimestre anterior.

- Tasa de paro. La relación entre personas en paro y la población activa creció casi un punto, hasta situarse en el 11,33%. Es la cifra más alta desde el primer trimestre de 2004.

- Destrucción de empleo. Por primera vez desde la última recesión, la economía española destruyó empleo en el último año: 164.300 personas.

- Colectivos afectados. El aumento del paro afectó más a los hombres que a las mujeres, a los nacionales que a los extranjeros y a los sectores de construcción, agricultura e industria.

- Futuro incierto. La probabilidad de permanecer en paro aumenta un punto, hasta el 44,60%.

- Hogares sin trabajo. El número de hogares que tienen todos sus miembros en paro aumentó en 84.300 y se situó en 638.100.

- Comunidades más afectadas. Los mayores aumentos del paro se produjeron en Andalucía, Cataluña, Murcia y Valencia. En Madrid, por el contrario, el paro se redujo en 11.800.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 2008

Más información