Crisis financiera mundial | Impacto en España

La espiral de subidas fuerza a España a garantizar depósitos por 100.000 euros

Fernández Ordóñez: Los ahorrros de los españoles "no están en peligro" - El Banco de España advierte que las soluciones nacionales "son costosísimas"

Una de las singularidades del huracán financiero es que esta vez los bancos son presas del pánico, mientras que en anteriores crisis ese comportamiento era propio de los consumidores: los famosos corralitos, las colas en las oficinas bancarias. Esas colas no se han producido en España, pero aun así la banca teme que la espiral de subidas de la garantía de los ahorros provoque un trasvase de fondos hacia los países que han adoptado medidas unilaterales. El Gobierno dio ayer un paso al frente para evitar esa posibilidad: elevó el listón hasta los 100.000 euros por persona y banco, frente a los 20.000 actuales, en la banda máxima de lo aprobado en el Ecofin, la reunión de ministros de Finanzas de los Veintisiete.

La banca tiene que reestructurarse "si quiere subsistir", dice el gobernador
Las entidades no deberán destinar más dinero al fondo de garantía

Más información

Varios Gobiernos aseguran ya la totalidad de los ahorros, con Alemania a la cabeza. España optó por ajustarse a la disciplina de la UE: los ministros de Economía de la Unión debatieron la propuesta de la Comisión que elevaba desde los 20.000 hasta los 100.000 euros el mínimo garantizado de las cuentas de los ahorradores en las entidades. Al final se acordó que el mínimo sería de 50.000 euros por cuenta. Sin embargo, la declaración final reconoce que "muchos Estados miembros determinaron elevar el nivel hasta 100.000 euros". Bélgica, Holanda y Austria aumentaron el listón hasta esa cifra máxima. En un momento de gran sequía financiera, esa subida no requiere que los bancos doten esos fondos en mayor cuantía.

El Gobierno responde así a las demandas de la banca, que en la reunión del lunes con el presidente Zapatero expresó sus recelos ante posibles trasvases de los ahorros de consumidores y empresas hacia los países que ofrecen más seguridad. Con esta medida se confía "evitar los problemas" que se han suscitado por "ciertos movimientos de ahorros y depósitos de unos países a otros", explicó el vicepresidente Pedro Solbes.

Tanto el Gobierno como el Banco de España cierran filas en lo relativo a la solvencia de la banca. "No hay nada que ponga en riesgo los ahorros de los españoles", explicó ayer con rotundidad el gobernador del banco central, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en una comparecencia en el Congreso. A su juicio, las entidades españolas han demostrado una "mayor capacidad de resistencia" que las de otros países.

Fernández Ordóñez citó las crisis de Banesto y Rumasa como demostración de que los ahorradores españoles "nunca han perdido ni un solo euro en las crisis bancarias". "Los depositantes han mostrado una tranquilidad total hasta ahora porque durante años las crisis se han resuelto a su favor", dijo en la comisión de Presupuestos. Ante el incremento de las coberturas en otros países, explicó que el Ejecutivo estaba forzado "a dar un paso para evitar la competencia desleal, pero no porque el sistema lo necesite". "A los depositantes les importa poco porque están tranquilos, pero los bancos sí sufren porque compiten en el mercado internacional", zanjó.

Eso sí, dejó un aviso a navegantes: "Las soluciones nacionales a los problemas de la crisis acaban siendo costosísimas".

El gobernador advirtió de que la banca tiene ante sí tres retos: la morosidad, la dificultad para financiarse -ahora suavizada por el fondo para comprar activos de hasta 50.000 millones- y la exposición al negocio inmobiliario. Ante ese panorama, el sistema financiero español está abocado a reducir costes. "Es inevitable un proceso de reestructuración si los bancos quieren subsistir, que incluirá fusiones", adelantó.

El Fondo de Garantía de Depósitos español tiene un patrimonio de 6.500 millones de euros. Con los últimos datos publicados de los Veintisiete, de 2005, el tamaño del fondo español supone prácticamente el 40% del total en la eurozona.

Las acciones y los mensajes de confianza en el sistema financiero español parecen que son bien recibidas por la mayoría de los ahorradores, que se sienten ahora más tranquilos.Pero la medida también tiene detractores. La medida garantiza el dinero ahorrado en un depósito, no el de los fondos de inversión ni el de los fondos de pensiones.AGENCIA ATLAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50