Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | La respuesta europea

La UE exige a Estados Unidos que asuma su responsabilidad

La Comisión Europea obligará a las entidades colocadoras de productos hipotecarios a tomar un 5% de las emisiones como garantía

La Comisión Europea sorprendió ayer a los observadores con una resuelta y directa crítica a Estados Unidos por el rechazo del plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares. El portavoz del Ejecutivo comunitario, Johannes Leitenberger, manifestó con toda crudeza que "el voto de la Cámara de Representantes americana había sido una decepción". Recordó que las turbulencias en los mercados financieros "provienen de Estados Unidos" y en este sentido apeló a este país "a asumir sus responsabilidades".

En la misma dirección, la canciller alemana, Angela Merkel, hizo un llamamiento a los congresistas estadounidenses para que aprueben el plan de rescate "esta semana porque es necesario para restaurar la confianza de los mercados".

Tras el lunes negro, la mayoría de las Bolsas europeas, a excepción de Milán, cerraron ayer con pequeñas alzas. Sin embargo, las incertidumbres continúan dominando los mercados financieros. El primer ministro belga, Yves Leterme, cuyo Gobierno ha tenido que intervenir para salvar a Fortis y Dexia, manifestó que el sistema bancario "no ha salido todavía de la zona de peligro".

El Banco Central Europeo (BCE) tenía previsto inyectar 50.000 millones de dólares (34.714 millones de euros) más de lo previsto para reanimar el mercado monetario al borde del colapso. El problema de fondo es la falta de confianza de los banqueros a prestar, sobre todo, a otras entidades financieras. Un reflejo de esta tensión de los mercados es el aumento de los tipos de interés de referencia. El Euríbor subió ayer de nuevo hasta el 5,27% frente al 5,23% del día anterior.

Nuevas medidas

Frente a las dificultades para tomar decisiones en Estados Unidos, la UE asegura estar dispuesta a adoptar nuevas medidas para afrontar la crisis financiera. Leitenberger precisó que "las últimas horas han mostrado que, una vez más, Europa y las autoridades europeas están dispuestas a asumir sus responsabilidades". Hoy el comisario de Mercado Interior, Charlie McCreevy, presentará una normativa con nuevos requisitos sobre el capital exigido a las empresas financieras para determinados productos.

El objetivo es que los bancos emisores de productos compactos (titulización de créditos e hipotecas de alto riesgo que, en muchos casos, contenían productos tóxicos o sin garantía y han sido el verdadero detonante de la crisis) que distribuían por todo el mundo, sin asumir ninguna responsabilidad, tengan que mantener al menos un 5% de los mismos, como garantía de que no son productos contaminados e inseguros.

El problema es que la propuesta inicial del comisario exigía que los emisores mantuvieran en sus carteras como mínimo el 15% de la emisión, pero la presión de los lobbys ha diluido el proyecto. La propuesta deberá ser aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo y podría estar lista para la primavera. En las próximas semanas, la Comisión presentará otra iniciativa para reforzar los controles y deslindar las compatibilidades de los socios de las agencias de calificación de riesgo.

La Comisión ya ha recibido la notificación del plan de ayudas públicas del banco británico Bradford & Bingley que será analizado "urgentemente" según precisó el portavoz de Competencia, Jonathan Todd. Para hoy está previsto recibir los planes de ayudas de los Gobiernos de Bélgica, Holanda y Luxemburgo, que aportaron 11.200 millones para la compra del 49% de las divisiones bancarias de Fortis, el mayor conglomerado bancario belga que emplea a más de 80.000 trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de octubre de 2008