Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

4.000 manifestantes en Barcelona contra la inmersión en catalán

La convocatoria estaba secundada por el PP y Ciutadans

La marcha contra la inmersión lingüística en la escuela convocada por Ciutadans-Partido de la Ciudadanía y el Partido Popular reunió ayer a cerca de 4.000 manifestantes en el centro de Barcelona. La protesta no logró llenar la plaza de Sant Jaume, con un aforo máximo de 6.000 personas, según la Guardia Urbana. A la misma hora, un festival de acrobacias aéreas reunía 350.000 personas en la zona del Fòrum. Con todo, los organizadores aseguraron que la convocatoria fue "un éxito" y elevaron la cifra de asistentes a "más de 8.000".

La manifestación se ha venido fraguando desde el pasado verano, tras negarse repetidamente la Generalitat a aplicar en primaria una tercera hora semanal de enseñanza en castellano a las dos que ya se imparten. El Gobierno de José Montilla mantiene que la tercera hora, dictada por el decreto de Enseñanzas Mínimas del Ministerio de Educación, no es de aplicación en Cataluña porque la Generalitat tiene transferidas las competencias educativas. El Ejecutivo catalán prepara, además, una nueva ley de Educación con la intención de zanjar la polémica sin incrementar el número de horas de enseñanza del castellano.

No a la imposición lingüística, rezaban muchas de las pancartas que desfilaron por el centro de Barcelona. La mayor parte de manifestantes eran miembros o simpatizantes de Ciutadans, el partido que impulsó la convocatoria en un principio. De ahí que en algunos momentos se lanzaran reproches contra el PP por haberse sumado a última hora a una manifestación ya organizada.

La dirección de Ciutadans entiende que el PP se aprovechó de un acto ajeno para hacerse la fotografía. Y es que la presidenta regional del PP, Alicia Sánchez Camacho, se ha negado a adherirse a campañas como el Manifiesto por una lengua común, que en su día tildó de "innecesario". Camacho estaba ayer en la primera fila.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de septiembre de 2008