Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU choca con la Junta Militar por el reparto de los alimentos

Naciones Unidas y la Junta Militar birmana se enfrentaron ayer a cara de perro por la distribución de la ayuda al millón y medio de damnificados del ciclón Nargis. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) llegó a suspender durante unas horas el envío de asistencia después de denunciar que el Gobierno había "saqueado" toneladas de alimentos de uno de los aviones recién descargados. Un portavoz gubernamental tachó de "sin sentido" las acusaciones e indicó que las autoridades controlaron la carga y la "distribuyeron de inmediato por las áreas afectadas".

La actitud inmisericorde de los generales para con su pueblo indigna a Naciones Unidas, que considera que la falta de cooperación del Gobierno está causando un "sufrimiento innecesario" a la castigada población. Ban Ki-moon pidió el jueves a los militares que se concentraran en la labor humanitaria y dejaran para una fecha "más prudente" el referéndum constitucional que se celebra hoy en el centro y el norte del país, zonas que no han sufrido los estragos del ciclón.

Ban Ki-moon solicitó hablar personalmente con el jefe de la Junta, el general Than Shwe, quien ni ha acudido en estos días a consolar a los damnificados ni ha atendido la llamada del secretario general. Than Shwe siguió adelante con su decisión de celebrar una consulta que la oposición rechaza porque perpetúa el poder militar.

La respuesta del generalato, que ve en cualquier indicación política una intromisión en los asuntos internos del país, no se dejó esperar: "En estos momentos, nuestra prioridad es recibir ayuda y distribuirla con nuestros propios medios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2008