Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"De momento, todos negativos"

"De momento, todos negativo". A través de SMS como éste, los alumnos del colegio Maristas de la ciudad de Girona iban informando a familiares y amigos sobre los resultados de las pruebas radiactivas a las que fueron sometidos a lo largo del día de ayer. Se trataba de comprobar si, tras su visita escolar a la central nuclear de Ascó el pasado día 4 de abril, habían resultado contaminados o no por la fuga radiactiva.

La totalidad de los controles radiológicos, realizados por una unidad móvil desplazada por la central de Ascó hasta el patio del colegio, dieron negativo, según comunicó por la tarde el portavoz de la planta nuclear, Eugeni Vives. "No hemos detectado presencia de actividad radiactiva", aseguró Vives. El escape, que se produjo a finales de noviembre de 2007 en el interior del recinto de Ascó I, se detectó en el exterior del complejo atómico el 14 de marzo y se dio a conocer a la opinión publica el día 5 de este mes, es, en su opinión, un "incidente irrelevante".

En total, pasaron por el detector 44 alumnos, tres profesores y el chófer del autobús que les condujo hasta la central nuclear. Las mediciones fueron supervisadas por María Luisa Tormo, inspectora del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), desplazada expresamente para verificar el proceso. Entre otras cosas, porque los padres de los alumnos pidieron expresamente que el examen lo realizaran una empresa y técnicos ajenos a la central nuclear de Ascó.

Tras pasar por el detector, un escáner analizó tórax, espalda, cabeza, pies y manos de todas las personas que estuvieron en Ascó. Cada una de ellas recibió un certificado con el resultado de los análisis, un escrito en el que se lee un escueto: "ausencia de actividad [radiológica]".

Aliviados, tras una intensa mañana con mucha expectación mediática a las puertas del colegio, todos tenían ganas de irse a casa. "Ya avisé a mi madre y se ha quedado tranquila", comentaba una alumna a la salida de clase.

El de los Maristas es el primer colegio donde se han efectuado los controles radiactivos, pero hay otros cuatro centros que ya han solicitado las pruebas para sus alumnos, según confirmo ayer el portavoz de Ascó, Eugeni Vives. De hecho, está previsto que esta misma mañana la unidad móvil instalada en el patio de los Maristas acoja las pruebas de una treintena de escolares de segundo de ESO de otro colegio gerundense. Vives explicó que en total hay siete centros afectados, tres de secundaria y una universidad catalanes y dos de secundaria y una universidad de fuera de Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de abril de 2008