Exxon Mobil pone en aprietos a Chávez

El grupo logra que se congelen activos de la petrolera venezolana por 8.400 millones - Caracas afronta la primera gran ofensiva contra su plan de nacionalización

Exxon Mobil sigue dando la batalla al presidente Hugo Chávez, y donde más le duele, el petróleo. La compañía estadounidense, la más poderosa del mundo en el sector, suma ya cuatro órdenes judiciales a su favor para que se congelen con carácter cautelar activos de la petrolera pública venezolana (PDVSA) en el exterior por valor de 12.000 millones de dólares (8.400 millones de euros). El litigio tiene su origen en las expropiaciones realizadas en 2007 por Caracas, en el marco de su plan de nacionalización, y que han afectado a Exxon.

La petrolera pública venezolana afronta un problema creciente de deuda
Más información
Chávez amenaza con cortar el envío de petróleo a EE UU por la actuación de la empresa Exxon
Un juez británico anula el bloqueo de fondos de Petróleos de Venezuela
"Es terrorismo judicial", dice Caracas

La ofensiva de la petrolera, la más agresiva llevada a cabo hasta ahora por una empresa contra la política de Chávez, se produce en un momento delicado para el presidente, que perdió en diciembre un referéndum clave para reformar la Constitución. Además, la petrolera venezolana -su facturación equivale a la mitad del producto interior bruto del país y es la principal fuente de entrada de divisas- afronta un problema creciente de deuda y tiene cada vez más dificultades operativas debido, según los analistas, a la falta de inversiones. Los bonos de la deuda de Venezuela y de la propia PDVSA se desplomaron tras la noticia.

Con la congelación de los activos en el extranjero, Exxon quiere impedir a Petróleos de Venezuela que movilice o venda activos mientras se resuelve el litigio. El objetivo final es garantizar que Caracas reembolsará al grupo estadounidense la indemnización pertinente en caso de que pierda la disputa.

La última orden judicial a favor de Mobil Cerro Negro, filial venezolana del gigante Exxon, llegó desde el Tribunal Supremo de Inglaterra y Gales. La inmovilización se decidió el pasado 24 de enero, según la información remitida por la compañía ante la Corte Federal en Manhattan. Esta congelación se suma a otras dos decisiones similares decididas por la justicia holandesa y la de las Antillas Holandesas, y una cuarta de 300 millones de dólares (208 millones de euros) del tribunal neoyorquino.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las decisiones de congelación de activos deben ser revisadas aún por los tribunales correspondientes. Y el proceso abierto puede prolongarse además varios años más antes de saber hacia dónde se decanta la balanza.

Exxon quiere que los organismos de arbitraje internacionales bajo el paraguas del Banco Mundial fijen un valor real y adecuado a sus activos petroleros afectados por el plan de nacionalización y le compense por los daños causados por la expropiación. La petrolera se negó a aceptar los términos que impuso las autoridades venezolanas para seguir participando en proyectos conjuntos con PDVSA en la faja del Orinoco. No fue el caso de Chevron, BP, Total y Statoil, que hicieron la vista gorda para obtener las licencias de explotación.

En el momento en el que esos activos fueron expropiados, en junio de 2007, Exxon había realizado una inversión neta en el área del río Orinoco próxima a los 750 millones de dólares.

Se calcula que el yacimiento en el Orinoco esconde el equivalente a 200.000 millones de barriles de petróleo. "En Exxon creen que el clima regulador y fiscal en Venezuela sólo puede ir a peor", señalan desde Frontier Strategy Group, por eso consideran que el arbitraje internacional es la mejor vía para proteger su inversión. De resolverse a su favor, podría animar a otras empresas a hacer frente al plan de nacionalización de Caracas. Es el caso de ConocoPhillips, que también consideró injustos los términos impuestos por Chávez.

Venezuela, miembro fundador de la OPEP, es el octavo mayor productor del mundo y uno de los mayores proveedores de crudo de EE UU. Chávez es, además, una de las voces más críticas con EE UU, lo que está provocando que los inversores estadounidenses tengan más dificultades para lanzar proyectos en el país. China, Rusia y otros países emergentes, sin embargo, cuentan con más oportunidades. Los analistas creen que, con este litigio, Exxon lanza además un mensaje a otros Gobiernos, advirtiéndoles de que está dispuesta a defenderse si optan por seguir los pasos de Venezuela.

Plataforma petrolera en el lago de Maracaibo.
Plataforma petrolera en el lago de Maracaibo.BLOOMBERG

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS