Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El incidente de la Cumbre Iberoamericana

Chávez carga contra el Rey y avisa de que revisará las relaciones con España

"Voy a meter el ojo a las empresas españolas a ver qué están haciendo aquí"

No pasa nada. Hugo Chávez anunció ayer que revisará en profundidad las relaciones con España y amenazó en una entrevista televisada a las empresas españolas. Dijo: "Van a tener que empezar a rendir más cuentas y yo voy a meterles el ojo a ver qué están haciendo aquí, a todas las empresas españolas que estén en Venezuela". Pero los empresarios españoles que han hablado con este periódico bajo la condición del anonimato creen que todo lo que ha declarado el presidente venezolano hay que analizarlo bajo la idea de que el 2 de diciembre Venezuela celebrará un referéndum sobre una reforma constitucional que permitiría a Chávez gobernar tantas veces como lo elija el pueblo. De ser así, Chávez parece haber encontrado un buen filón electoral tras el incidente de la Cumbre Iberoamericana con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y el rey Juan Carlos.

"Con un presidente que sale a defender a un fascista y a atropellar la verdad y un Rey que pretende atropellar la dignidad de un pueblo es difícil tener buenas relaciones", declaró en la entrevista con la televisión local TVO. "Lo triste de esto es que Zapatero haya salido a defender al fascista de Aznar, además, con esa absurda excusa de que fue un presidente electo. Entonces no se puede criticar a Hitler porque fue elegido por el pueblo alemán. ¿Significa eso que no se puede criticar a nadie? ¿Significa esto que Aznar tiene una patente de corso para venir por América Latina para decir que en Venezuela hay una dictadura, irrespetando a los venezolanos?", señaló Chávez.

"Ahora tenemos un Gobierno que se alinea con Aznar, que apoyó un golpe aquí", prosiguió el presidente de Venezuela. Después volvió a preguntar si el Rey de España, "que fue nombrado por Francisco Franco", estaba al tanto del golpe que le derrocó durante 48 horas en 2002. "¿Ha podido el embajador español ir a Miraflores [casa presidencial de Venezuela] a apoyar al Gobierno de transición por cuenta propia? Imposible. Entonces el Rey ha debido de estar al tanto de eso y ahora sale a defender al cachorro del imperio, al fascista de Aznar. Y Zapatero rápidamente se alinea con ellos. Entonces, yo tengo que revisar todo eso: un Gobierno que se alinea con un fascista".

La noche anterior a esa entrevista, Chávez indicó que espera las "excusas" del Rey para evitar que el incidente de la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile empeore las relaciones entre ambos países. Chávez dijo que al Rey "se le fueron los tapones" cuando le pidió que se callara. "Al Rey se le fueron los tapones y lo menos que debería hacer es ofrecer excusas y decirle al mundo la verdad", dijo Chávez en el canal Promar en la ciudad de Barquisimeto, 351 kilómetros al suroeste de Caracas.

Y añadió: "El Rey explotó, pero no oí lo que dijo, y creo que tuvo suerte el Rey, porque si lo oigo, lo dejo sentado en su sitio. No sé qué le hubiera dicho, pero el que quedó muy mal fue él".

Muchos empresarios españoles han desconectado el teléfono. La embajada en Caracas tampoco se pronuncia. Todos quieren que se hable lo menos posible, que las aguas vuelvan a su cauce. "No puedes calibrar lo que ha querido decir, si es que ha querido decir algo, claro. Como no puede callarse, seguirá hablando", indicó un destacó bajo el anonimato un empresario español. "Chávez probablemente piensa que eso le puede dar votos. Esta semana emprende un viaje. A ver si eso sirve para que deje de hablar de España".

"Hay que buscarle a todo esto una solución", indicó ayer en Caracas el senador del PSOE y presidente de la Asociación de Empresarios Gallegos de Venezuela Cándido Rodríguez. Rodríguez tiene 61 años, de los cuales los últimos 43 los ha vivido en Venezuela. "En este país hay unos 160.000 españoles registrados en el Consulado. Pero en total seremos unos 300.000. Después de Argentina y Francia, Venezuela es el país con más españoles. La mayoría llegaron entre 1945 y 1955. Tienen hijos y nietos aquí. Y no hay ningún sentimiento antiespañol. No hay una palabra peyorativa para denominar a los españoles. De momento no hay nada de xenofobia, pero tenemos que actuar todos con mucha calma". "Los discursos de Chávez son una cosa y sus acciones es otra", indica un empresario español.

En Madrid, antes de estas últimas declaraciones del presidente venezolano, el líder del PP, Mariano Rajoy, aumentó la intensidad de sus ataques en este asunto: "Quien siembra vientos recoge tempestades. El Gobierno agacha la cabeza ante una agresión contra el jefe del Estado. Es la imagen viva de la impotencia. ¿Quién defiende nuestra dignidad? La decisión que se ha tomado es la del apaciguamiento, la de mirar para otro lado, no querer enterarse. Eso se traduce en una pérdida de respeto e influencia de España".

En contraste, tanto la Confederación Española Organizaciones Empresariales (CEOE) como el Consejo Superior de Cámaras de Comercio han rechazado contestar a las afirmaciones de Chávez. No quieren entrar en una escalada de declaraciones. Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, pidió en la cumbre de Chile "respeto por la propiedad privada como piedra angular del crecimiento económico y social, aplicando normas jurídicas claras y estables que ofrezcan seguridad al emprendedor", informa Íñigo de Barrón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2007