Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando yo no soy yo

Las identidades de los directores de la Biblioteca Nacional y del CSIC han sido suplantadas en la Red

Ser famoso es fácil en la Red. Basta con crear un blog a nombre de alguien que lo sea, y seguirle la corriente a quienes te escriban. Si, además, sabes de qué hablas, mejor que mejor. Es lo que le ha pasado a la directora de la Biblioteca Nacional, Milagros del Corral. El pasado viernes se comenzó a comentar en la red. Se daba por hecho que se había creado un usuario en Twitter (un servicio de bitácoras).

Una portavoz de la Biblioteca Nacional lo ha desmentido. No han abierto ninguna cuenta, y alguien ha suplantado a Del Corral en este servicio. "Dentro de la propia Biblioteca ha habido directivos que han creído que era auténtico. Durante el fin de semana han enviado a Milagros del Corral muchos mensajes felicitándola por la idea".

La portavoz explicó que la Biblioteca dará pronto un paso importante en el mundo digital: "Tenemos muchas ideas y estamos poniendo en marcha un gran proyecto para hacer una verdadera Biblioteca Digital, pero de momento no hemos pensado en un blog". Vista la acogida de su twitter, quizá sea momento de plantearse algún guiño al mundo de las bitácoras.

La directora ha mandado una carta a los responsables de Twitter: "Pido urgentemente que se cancele esta cuenta y se bloquee cualquier intento de volver a publicar por parte de este autor". La misiva tuvo rápida reacción. La misma tarde de ayer había desaparecido la cuenta del usuario mdelcorral.

La directora no va a emprender ninguna acción legal, pero sí se plantea abrir una investigación interna, pues no se descarta el culpable sea alguien cercano. Entre los mensajes de su alter ego destacan algunos de la agenda, como con quién almorzaba o "una importante visita de la Biblioteca Nacional Europea". Pero el que más llamaba la atención era el referente a su antecesora, Rosa Regàs: "Mentiría si dijera que no me incomodan un poco las críticas a mi antecesora". Otro tenía que ver con su designación. "Es muy importante para mí el apoyo recibido por el Ministro de Cultura. Gracias".

Algo parecido, aunque más ofensivo, ha ocurrido con Carlos Martínez, presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). "Me llamaban franquista, falangista y demás, sin motivo ninguno, y para colmo por algo que no tiene que ver conmigo. No hemos creado ningún usuario", afirma. Alguien se dio de alta y escribió como si fuese él. En este caso, las medidas pueden ser más drásticas, indica el científico: "No queríamos darle publicidad, pero lo hemos dejado en manos de nuestros informáticos para ver si se puede denunciar en la Guardia Civil".

Twitter, el último servicio de moda, se considera una red social de micro-blogging que permite a sus usuarios enviar mensajes. En agosto, ELPAÍS.com fue el primer gran medio en español en abrir su cuenta en este servicio: http://twitter.com/el_pais.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de octubre de 2007