Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consorcio ruso de gas natural amenaza a Ucrania con un corte en el suministro

En Kiev creen que el anuncio de Gazprom es una advertencia política tras las elecciones

Gazprom, consorcio ruso que tiene el monopolio de la exportación de gas, advirtió ayer de que podría reducir sus suministros a Ucrania este mes si no le pagan las deudas. Cerca del 80% del gas ruso con destino a Europa pasa por este país. El aviso, difundido en la página web de Gazprom, fue reiterado por su portavoz. Serguéi Kuprianov afirmó que Gazprom ha avisado a sus socios europeos de la existencia de problemas con Ucrania, y se refirió a la existencia de una deuda de 1.300 millones de dólares (918 millones de euros). En Kiev, el anuncio se considera una advertencia política.

Gazprom asegura que los socios ucranios no han reaccionado a sus reiteradas reclamaciones sobre la deuda. "Considerando que se aproxima el periodo de otoño-invierno de máximo consumo de gas, y el incumplimiento sistemático de los contratos vigentes, en caso de que no se regule la deuda en octubre, Gazprom se verá obligado a comenzar una reducción de los suministros de gas para el consumo de Ucrania", señalaba el consorcio controlado por el Estado ruso.

Gazprom no concretó el periodo de acumulación de la deuda ni las identidades de acreedor y deudor. En Kiev, la empresa estatal UkrGazEnergo confirmó el endeudamiento sin dar cifras.

"El anuncio de Gazprom, justo cuando se decide sobre el Gobierno en Ucrania, no es casual", opinaba Mijailo Gonchar, director de los programas energéticos del grupo Nomos. "Gazprom ha hecho una advertencia para que, cualquiera que sea la coalición, se tengan en cuenta en ella los intereses económicos de Rusia, que hoy están representados al frente del Ministerio de Combustible y Energía y de NaftoGazUkraina", afirmó.

"La experiencia política de los últimos años muestra que el fin de las distintas fuerzas de oposición ucranias no ha sido reformar el sistema en el comercio de gas para hacerlo más transparente, sino el anhelo de controlar ellas mismas el sistema existente", señalaba Gonchar, según el cual el aviso de Gazprom, en contra de lo que puede parecer, no está dirigido de forma específica al bloque de Yulia Timoshenko, que ha hecho campaña por una mayor transparencia en el sistema de importación de gas.

Posición de fuerza

"Rusia ha aprendido de su experiencia y trata de influir precisamente en el sector económico que afecta a sus intereses, pero no sobre la coalición como tal", afirmaba. Según Gonchar, Moscú trata de asegurarse una posición de fuerza para hacerse con la red de transporte de gas en Ucrania, y volver a plantear la creación de un consorcio de transporte de gas a Europa, un proyecto conjunto con Alemania, que no ha prosperado.

La semana pasada, el embajador ruso en Kiev, Víctor Chernomirdin, manifestó que el precio del gas dependerá de quién entre en el Gobierno. Ucrania paga el gas ruso a 130 dólares por 1.000 metros cúbicos, un precio muy inferior al de mercado, y consume entre 75.000 millones y 76.000 millones de metros cúbicos anuales. Cerca del 80% del gas ruso con destino a Europa pasa por Ucrania. En su comunicado, Gazprom afirmaba que los precios concertados para 2007 tienen en cuenta la capacidad adquisitiva de la economía ucrania, y añadía que este país está preparado para fijar precios de mercado al gas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007