El café valenciano se va al norte

Los tradicionales Valiente, Bahía y Dakar son adquiridos por firmas de Asturias y Galicia

Las principales marcas valencianas de café han pasado a manos de dos empresas de Galicia y Asturias en menos de un año. El 100% de Cafés Bahía ha sido adquirido por la gallega Cafés Candelas, al igual que Cafés de Dakar, mientras que el 90% de Cafés Valiente, que tiene una popular red de establecimientos franquiciados, ha pasado a ser propiedad de la empresa asturiana El Gallego. Las marcas se mantienen con sus productos y los tostaderos continúan su actividad, pero los propietarios de las tradicionales empresas dedicadas al café ya no son valencianos.

El café es la segunda bebida más consumida en el mundo tras el agua
En unos meses, las principales marcas han pasado a manos de Candelas y El Gallego

Todo el grano del café consumido en España es importado, pero existen alrededor de 300 tostaderos diferentes en el país que han originado hábitos y gustos muy locales. Las cosas, sin embargo, están cambiando. No sólo por la introducción de cadenas multinacionales y las marcas de otros países, también por la propia tendencia económica actual, que camina hacia la concentración empresarial.

La Comunidad Valenciana, como otros mercados del país, se caracteriza por la atomización de un negocio de estructura originariamente familiar que en apenas unos meses ha pasado a formar parte de una red de carácter nacional emprendida desde el norte de la Península.

Todo ello ha sucedido de una manera sigilosa. Las páginas web de las firmas citadas no mencionan a sus nuevos propietarios. Aparentemente, no ha cambiado nada, porque se conservan las marcas y las tiendas de las empresas valencianas bajo los mismos nombres de siempre. No han trascendido las cantidades de las operaciones de compra realizadas.

Un precedente más relevante de estos movimientos empresariales se remonta a 1993, cuando la multinacional suiza Nestlé se hizo con la potente firma local Cafés 154, que se mantiene como marca. Ahora, las compras se han efectuado entre empresas de mediano y pequeño tamaño, de origen familiar.

El director comercial de Cafés Valiente, Manuel Oliver, quiere dejar bien claro que "la identidad se mantiene, así como el modo de operar de manera local". Oliver incide en que la adquisición del 90% por parte del potente grupo asturiano El Gallego, también de origen familiar, no obedece a una crisis financiera de la empresa, que facturó 14 millones de euros en el año 2005, según la documentación facilitada al registro.

La venta "no responde a un problema económico, sino de sucesión en el seno de la familia Giménez", comenta. Ante la dificultad de repartir la empresa entre los herederos del presidente, José Giménez (que ha retenido el 10% de la compañía), se ha "optado por una alianza con una empresa también familiar con la que se ha mantenido una sostenida relación", añade. Continúan la misma organización del grupo y cargos directivos, apunta Oliver.

Alrededor de 80 trabajadores componen la plantilla de Cafés Valiente, cuyo campo de actuación se ciñe fundamentalmente a la Comunidad Valenciana. Las cerca de 80 cafeterías Valientes, creadas bajo una particular fórmula de franquicia, se hallan en territorio valenciano, menos una, que se encuentra en Baleares. La operación incluye el control de la cadena de cafeterías por El Gallego, que se convierte en líder nacional en el canal de hostelería. El tostadero de Cafés Valiente, que nació en 1955, se encuentra en el polígono industrial de Fuente del Jarro, en Paterna.

El café es la segunda bebida más consumida del mundo, después del agua, según diversos estudios del sector. Mientras, la cornisa cantábrica y Galicia son las zonas de España donde más se toma café. La Comunidad Valenciana ocupa una posición intermedia, hacia la parte baja de la tabla. Cada español consume unos 3,8 kilogramos de café al año, menos de la mitad de lo que beben los finlandeses, principales consumidores en todo el mundo del apreciado grano tostado.

La empresa tostadora comercializadora del producto Cafés Bahía ha seguido un camino paralelo al de Valiente, si bien ha sido adquirida por la gallega Cafés Candelas al 100%. La evolución de la firma valenciana, radica en Xirivella y fundada en 1954 por José Pérez Castells, era ascendente en los últimos años. En 2005 su volumen de facturación se elevaba a 16,5 millones de euros, según los datos del registro mercantil. La empresa dispone de una amplia gama de productos que se distribuyen principalmente por el área mediterránea, si bien llegan a otras provincias. Con su adquisición, Cafés Candelas mejora su implantación nacional.

Esta empresa gallega ha comprado también otra firma valenciana histórica pero más pequeña, Cafés Dakar, que en los últimos años se ha significado por montar una red de franquicias llamada Aromas. Dakar, que cuenta con un tostadero en Requena, vende también su café en Madrid y Almería, además del territorio autonómico.

Fuentes del sector cafetero hacen hincapié en el "imparable proceso de concentración" de las marcas cafeteras con el fin de obtener sinergias en el dinámico mundo del café. "Hacen falta tostaderos más grandes y el mercado está muy atomizado", apuntan. Consideran que los tostaderos valencianos continuarán sus actividades por el momento, pero falta por ver en un futuro a corto plazo si se concentran las producciones de las marcas.

Además, en el sector cafetero valenciano se ha estado hablando también de la presunta compra de la marca Durbán, fundada en 1957, que tiene una plantilla de unos 25 trabajadores. No obstante, una trabajadora de la empresa ubicada en Valencia negó el pasado viernes este extremo y aseguró que la firma continúa en manos valencianas de la familia Huertas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50