Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La política social del Gobierno

El Gobierno ofrece 150 millones para familias pobres a cambio de no ampliar el cheque-bebé

Las familias con ingresos muy bajos, casi rozando la pobreza, recibirán nuevas ayudas directas del Estado como complemento al plan de natalidad que se tramita en el Congreso para pagar 2.500 euros por cada recién nacido desde el pasado julio.

Las nuevas ayudas gubernamentales, son la contrapropuesta que ha hecho el Gobierno a los grupos parlamentarios de oposición para renuncien a su petición de ampliar el cheque-bebé a los recién nacidos desde el 1 de enro de 2007, lo que supondría un gasto extra de 600 millones de euros. Las nuevas medidas sociales supondrán un gasto de 150 millones al año "y para siempre".

El aumento del mínimo para recibir ayudas, de 9.300 a 10.550, dará acceso a 200.000 nuevas familias con pocos ingresos

López Garrido y el secretario de Estado de Seguridad Social negocian para no pagar los 2.500 euros a todos los nacidos en 2007

El PSOE da por seguro que ningún grupo se opondrá a la entrega directa de estas ayudas

El PSOE negocia con ERC y CiU subir la ayuda por hijo a cargo en familias numerosas pobres de 450 a 1.000 euros

El Gobierno cambiará la Ley General de la Seguridad Social para ampliar estos derechos

Los socialistas mantienen que esta alternativa es mucho más justa y beneficiosa socialmente pues incrementa las ayudas a los colectivos más débiles y, además, quedan fijadas para siempre.

El portavoz socialista Diego López Garrido trata de convencer a la oposición de las bondades de las medidas. Todos los grupos parlamentarios, excepto el PSOE, continúan en la pugna por ampliar el cheque bebé a todo 2007. No obstante, alguno de estos grupos acogen con agrado las propuestas del Gobierno para las familias más pobres.

Estas medidas se dirigen al colectivo de personas con muy pocos recursos económicos y que ya reciben una prestación del Estado. Se trata del grupo social cuyos ingresos no superan los 9.328 euros anuales. Son unas 700.000 familias. Los socialistas ofrecen a sus socios, para facilitar la aprobación de la medida de los 2.500 euros por hijo, un aumento de ese límite para cobrar ayudas estatales hasta los 10.500 euros anuales. Eso supondría incorporar a 200.000 familias nuevas, hasta llegar a las 950.000, según cálculos de la Secretaría de Estado de la Seguridad Social, en cuyo ámbito se desarrollan estas medidas.

El PSOE ofrece aumentar casi todas las ayudas. Los 291 euros que reciben ahora por hijo a cargo pasarían a 500 mientras el niño tenga entre cero y tres años. Este tramo es el grupo de edad que menos apoyos tiene actualmente.

Los niños discapacitados también recibirá un complemento en este nuevo paquete de medidas, dentro de las familias con el mismo nivel de ingresos bajos. Actualmente el niño con discapacidad menor de tres años recibe 581 euros al año. Ahora pasará a recibir 1.000 euros. Por último, las ayudas se dirigen al grupo de familias numerosas inscritas también en este umbral económico de 9.328 euros al año que ahora sube a 10.500. Al nacimiento del tercer hijo, y, por tanto, al entrar en la categoría de familia numerosa, cobrarán 1.000 euros, mientras que ahora reciben 450 euros. A la ayuda, este colectivo deberá sumar los 2.500 que recibirán todos los ciudadanos por el nacimiento de un hijo. Por tanto, este grupo recibirá 3.500 euros.

Este paquete de medidas, que supondrá una modificación de la Ley General de la Seguridad Social, contará con toda seguridad con el apoyo de todos los grupos parlamentarios. Ningún grupo de la oposición puede oponerse a medidas de esta naturaleza, según reconocen los portavoces parlamentarios consultados con los que negocia el socialista Diego López Garrido junto al Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Francisco Camaño.

Una pieza clave en la negociación es el Ministerio de Trabajo, que dirige Jesús Caldera, a través de su Secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granados.

La aceptación de estas medidas no supone de momento que los grupos parlamentarios de oposición se den por vencidos respecto a su demanda de ampliar el cheque-bebé a todo 2007. Los interlocutores más duros para el Gobierno están en CiU y ERC, que insisten en defender el gasto de 600 millones de euros más de los previstos para ampliar la ayuda de 2.500 euros a los recien nacidos desde el 1 de enero. Si toda la oposición se une, dado que el Partido Popular también demanda esa ampliación, la propuesta de retroactividad saldría aprobada. Pero el Gobierno y el Grupo Parlamentario Socialista no quieren ponerse en esta situación y apuestan porque los grupos parlamentarios acepten estas alternativas sociales.

La discusión, por tanto, no ha parado todavía en el terreno del cheque-bebé e incluso IU-ICV apuesta por la progresividad del cheque de manera que se prime en función de la renta de los padres.

Nada indica, más bien es todo lo contrario, que el Ministerio de Hacienda vaya a dar su brazo a torcer. En este asunto no hay diferencias entre socialistas. El partido, el grupo parlamentario y el Gobierno están de acuerdo en emplear el dinero que supondría la retroactividad (600 millones de euros) en medidas sociales como las que piensa aprobar.

Así las cosas, la negociación está en plena ebullición aunque no ha avanzado en la medida que hubiera deseado el Grupo Socialista. López Garrido ha renunciado a que la ley de los 2.500 euros comience su tramitación parlamentaria el lunes o el martes próximo con la constitución de la Ponencia. Ésta no se formará hasta que no esté cerrado un acuerdo. No obstante, la tranquilidad del Gobierno redica en su seguridad de que la oposición, encabezada por el PP, no rechazará su paquete de medidas sociales ya que lo que pretende es aumentarlas.

LAS PRINCIPALES MEDIDAS PARA QUE LOS GRUPOS RENUNCIEN A INCLUIR EN EL CHEQUE-BEBÉ A TODOS LOS NACIDOS EN 2007

AUMENTO DEL LÍMITE DE POBREZA PARA RECIBIR AYUDAS POR HIJOS. La Seguridad Social establece unas prestaciones familiares no contributivas, que se pagan una vez al año, para todas las familias que ingresen menos de 9.328 euros al año. Son unas 750.000. El PSOE ofrece subir ese límite a 10.500 euros. Trabajo calcula que eso metería en este sistema de ayudas a otras 200.000 familias.FAMILIAS NUMEROSAS POBRES. En este momento, las familias con menos de 15.903 euros de ingresos anuales reciben 450,76 euros al tener el tercer hijo. Los socialistas ofrecen aumentar esa cantidad hasta los 1.000 euros. Si se suman a los 2.500 euros que recibirán todas las madres por tener un hijo, este colectivo de familias numerosas recibirá 3.500 euros.PRESTACIÓN POR HIJO A CARGO. Las familias con ingresos menores a 9.328 euros al año reciben en este momento 291 euros anuales por cada hijo a cargo mientras sea menor. Los socialistas ofrecen aumentar esta prestación hasta los 500 euros pero sólo de 0 a 3 años. Los grupos minoritarios recuerdan que estas prestaciones no han subido ni un euro desde el año 2000.CON HIJOS DISCAPACITADOS. Cuando el menor a cargo es discapacitado, las familias pobres reciben 581,66 euros, siempre que el grado de minusvalía sea igual o superior al 33%. El Gobierno también ofrece aumentar esta ayuda hasta los 1.000 euros.NO A LOS 2.500 EUROS PARA TODOS LOS NACIDOS EN 2007. El Gobierno insiste en su negativa a hacer retroactiva la medida anunciada en julio por el presidente, que tendría un sobrecoste de 600 millones, y a cambio ofrece estas medidas que suponen unos 150 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de septiembre de 2007

Más información