La actual ingeniería superior se convertirá en máster

La carrera seguirá cursándose en cinco años con la reforma

Las actuales ingenierías técnicas (tres años) se convertirán en Grados de cuatro cursos y buena parte de las ingenierías superiores seguirán durando cinco años con la adaptación al sistema común europeo, es decir, habrá que estudiar el Grado y otro curso de máster. Gobierno, universidades y colegios profesionales revisarán una a una las actuales atribuciones profesionales (los trabajos establecidos legalmente para cada ingeniero) y el resultado que prevén es éste. Pero será una situación transitoria, aseguran.

La adaptación de las ingenierías técnicas (tres años) y superiores (cinco) al esquema común europeo que tiene que estar listo en 2010 ya está perfilada. El Gobierno, junto con los rectores y los colegios profesionales, revisará una a una las atribuciones profesionales [el sello oficial para poder firmar un proyecto para construir un puente o un avión] de cada ingeniería superior y dirá si para obtenerlas basta con los cuatro años del futuro título de Grado o hace falta además otro año de máster.

Así, la mayoría de las actuales ingenierías superiores se convertirán en carreras de Grado más máster, mientras que las ingenierías técnicas, en Grado. "En líneas generales, probablemente serán así", admitió ayer el rector de la Universidad de Cantabria, Federico Gutiérrez-Solana, que preside la comisión de rectores encargada de esta reorganización. Pero insistió en que esto "hay que entenderlo como un proceso transitorio, hasta que llegue la nueva ley de atribuciones profesionales". Es decir, que esa nueva normativa -la existente ahora es muy difusa, con reglamentos, incluso, que datan de los años treinta del siglo pasado- permitirá que el actual esquema divido en dos tipos de ingenierías se convierta en uno solo, el Grado, y que los másteres se queden sólo para la especializarse o adquirir los conocimientos más novedosos. Así, tanto ministerio como rectores y colegios, reunidos ayer en Santander, estuvieron de acuerdo en la necesidad de encajar ya de esta manera los dos tipos de ingenierías en el nuevo esquema de Grado (que sustituye a las licenciaturas y diplomaturas) y máster. Aunque con el futuro en la cabeza. "El objetivo final es que el máster termine cumpliendo su función de especialización", aseguró ayer secretario de Estado de Universidades, Miguel Ángel Quintanilla. Pero recordó que la nueva ley de atribuciones profesionales llevará tiempo, ya que compete también a otros ministerios.

La batalla entre los dos tipos de ingenierías a cuenta de la nueva organización comenzó el pasado mayo. Entonces, Educación pidió a los colegios de ingenieros técnicos y superiores que llegaran a un acuerdo que pudieran firmar también rectores y Gobierno. El acuerdo llegó en junio. Desde entonces, el grupo de trabajo de rectores, Gobierno y colegios se ha reunido dos veces. Lo volverán a hacer el mes próximo; aún faltan por definir los detalles de las nuevas titulaciones, es decir, establecer exactamente las condiciones que deberán tener las futuras ingenierías para dar acceso a cada atribución profesional. "Este proceso nos va a permitir encontrar la mejor manera para formar a los futuros ingenieros", aseguró el secretario general del Consejo de Coordinación Universitaria, Félix García Lausín.

Sobre la firma

J. A. Aunión

Coordinador del espacio de Educación de EL PAÍS. Especializado en información educativa durante más de una década, también ha trabajado para las secciones de Local-Madrid, Reportajes, Cultura y EL PAÍS_LAB, el equipo del diario dedicado a experimentar con nuevos formatos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS