Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mutuas pactaron con la Seguridad Social un código de buenas prácticas

La sede de Mutua Universal se encuentra en la avenida Tibidabo (del latín tibi dabo, "te daré") de Barcelona. Lo que la policía buscaba el pasado miércoles en ese elegante palacete era una habitación concreta donde supuestamente se llevaba a cabo la contabilidad 'B' o alternativa, y donde, de confirmarse, quedaría reflejado el viaje que hacía el dinero de los fondos públicos a los fines privados.

El caso ha disparado las alarmas en un sector -el de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales- controvertido. Las continuas sospechas de pagos de comisiones por parte de entidades que colaboran con la Seguridad Social dieron lugar al código de buenas prácticas entre el Gobierno y las 26 mutuas -incluida Universal- suscrito el 5 de septiembre de 2006.

Aquel código, que firmaron ante el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, debía señalar la idoneidad de las prácticas seguidas por las mutuas para la captación de asociados. También debía excluir actuaciones que pudiesen menoscabar patrimonio de la Seguridad u otorgase beneficios que superen el ámbito de las prestaciones reglamentarias.

Comisiones Obreras recordó ayer aquel acuerdo. CC OO de Madrid manifestó su preocupación por la mala praxis de las mutuas con relación a los trabajadores, tales como "las altas indebidas, el no reconocimiento de las contingencias o las presiones para pasar un examen de valoración de incapacidad". El sindicato expresó también su inquietud por la gestión de las mutuas, por lo que consideró muy importante la actuación de la Justicia para la depuración de responsabilidades.

El secretario de Salud Laboral del sindicato, Carmelo Plaza, se preguntó dónde está la aplicación del acuerdo que las mutuas firmaron el año pasado. En su primer punto, el pacto insta a ajustar la actuación de las mutuas "a los principios de integridad y transparencia, velando siempre por la calidad de los servicios cuya gestión tienen atribuida y procurando la mejor asistencia posible a los trabajadores protegidos y a las empresas asociadas, sin realizar prácticas que pudieran menoscabar el modelo de colaboración con la Seguridad Social, que tan útil se ha revelado para la sociedad en su conjunto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 2007