Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el cambio climático

El plan contra el CO2 rebaja los impuestos a un millón de coches por contaminar menos

El Gobierno aprueba 80 medidas pero admite que no bastarán para cumplir los objetivos de Kioto

Gravar a los coches más sucios y primar a los menos contaminantes. Modificar el impuesto de matriculación es una de las claves más concretas del Plan de Medidas Urgentes contra el cambio climático aprobado ayer en un Consejo de Ministros monográfico. Una medida de la que se beneficiarán un millón de coches, dos tercios de los vehículos que se venden en España. El paquete de acciones -que agrupa 80 medidas inmediatas, la mayoría encuadradas en la Estrategia Nacional contra el Cambio Climático- incluye además de la del impuesto de matriculación otras como la de instalar calderas más ecológicas y contadores de energía en los hogares o aplicar planes de eficiencia energética en los edificios públicos.

El comprador de los coches menos contaminantes pagará menos impuestos a partir de enero. El Gobierno aprobó ayer un plan de acción contra el cambio climático que incluye una batería de 198 medidas, 80 de ellas inmediatas, para frenar las emisiones de CO2 y combatir así el cambio climático. El plan establece una nueva fiscalidad para el automóvil que beneficiará a dos de cada tres compradores, aquellos que eligen los modelos que emiten menos dióxido de carbono, que por lo general son los de menor cilindrada.

Las petroleras tendrán que mezclar la gasolina con biocarburantes a partir de septiembre

Con esta reforma 125.000 coches dejarán de pagar el impuesto de matriculación y 915.000 se acogerán al tipo más bajo, del 4,75%. En total más de un millón de coches aliviarán su fiscalidad por emitir menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, lo que logran coches pequeños como el Smart, o no superar los 160 gramos, como el Mégane o el Focus, los modelos más vendidos en España.

Por el contrario, los 139.000 coches más contaminantes (por encima de 200 gramos) pagarán impuestos por el 14,75%, cuando hasta ahora el tipo máximo era del 12%. Esta penalización afectará a berlinas grandes como el A6 o todoterrenos como el Land Cruiser o el Cayenne, además de a los quads y motos acuáticas. En el término medio se establece un tipo impositivo del 9,75%. Actualmente el impuesto de matriculación es del 7 o del 12% según la cilindrada, a lo se suma el IVA del 16%.

La industria del automóvil aplaudió la reforma. La asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) destacó que "no supondrá un aumento de la presión fiscal para los consumidores" y que beneficiará "a los vehículos de gama media o media baja", los más vendidos y fabricados en el mercado español. La reforma sigue en la línea aplicada en Francia o Reino Unido.

Éste es uno de los cambios más notables del plan de acción del Gobierno, que incluye medidas ya anunciadas, algunas ya en vigor, y que no se dio a conocer en su integridad. Pese a que el plan del Gobierno contra el cambio climático es "muy ambicioso", la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, reconoció que no permite "garantizar el 100% del cumplimiento del horizonte del Protocolo de Kioto en 2012". El resto del esfuerzo, indicó, corresponde a las comunidades autónomas.

España está actualmente muy lejos de cumplir el Protocolo de Kioto, pues emite un 52% más que en 1990, el año de referencia, pese a que para lograr los objetivos en 2012 sólo puede emitir un 15% más. Las medidas que presentó ayer pretenden reducir las emisiones para que el aumento respecto a 1990 sea del 37%, es decir, un 60% más cerca del objetivo, pero todavía lejos de cumplirlo. Entre las 80 iniciativas urgentes, de aplicación hasta el 1 de enero, está la de instalar contadores eléctricos en los hogares y en las empresas. Una acción que se pondrá en marcha en octubre de este año, y que pretende que los consumidores "tomen conciencia del gasto económico y de energía en el que incurren", según Narbona.

También se quiere fomentar el uso de energías menos contaminantes. Para ello se promoverá el uso del ferrocarril como medio de transporte de mercancías y se obligará a las petroleras a mezclar gasolina convencional con biocarburantes. Este cambio, que entrará en vigor en septiembre, persigue que en 2010 el 5,83 del biocarburante sea de origen vegetal. En un intento de dar ejemplo desde la Administración, ayer se presentó el plan de ahorro de energía en los edificios públicos, del que ya se habían adelantado medidas, como la de limitar la temperatura del aire acondicionado de las oficinas a 24 grados. Según este plan el Gobierno cambiará el 50% de los vehículos oficiales por otros que usen un alto contenido de biocombustible.

Gran parte de las 80 medidas urgentes está recogida dentro de la Estrategia Nacional contra el Cambio Climático, también aprobada ayer. Este documento que se presentó en febrero y que había sido criticado por los grupos medioambientales ha aumentado de 170 a 198 medidas, entre las que se han incluido propuestas de los grupos medioambientales. Sin embargo, aún no se han especificado cuáles. Las medidas aprobadas ayer se someterán a la consideración del Consejo Nacional del Clima

.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de julio de 2007