Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JAIME RIBALAYGUA | Presidente de la Fundación para la Investigación del Clima | La lucha contra el cambio climático

"Es decepcionante que no haya una apuesta fuerte por el cambio del sistema energético"

"El cambio climático ya está aquí", advierte Jaime Ribalaygua, presidente de la Fundación para la Investigación del Clima. Pero asegura que se pueden reducir sus efectos. Confía en la eficacia de las medidas adoptadas ayer en el Consejo de Ministros, aunque cree que son sólo "pequeños pasos". Considera que hace falta un cambio radical.

Pregunta. ¿Qué echa en falta en la política sobre medio ambiente que está desarrollando el Gobierno?

Respuesta. Lo más decepcionante es que no hay una apuesta fuerte por el cambio del sistema energético. En necesario potenciar las energías renovables muchísimo más. El Gobierno sólo potencia algunas y poco. Por ejemplo, de la solar no se dice nada. Hay que apoyar las investigaciones en este terreno. Además, habría que prestar más atención a los bosques, que son grandes captadores de dióxido de carbono. Son una herramienta importantísima en la lucha contra el cambio climático.

P. ¿Qué le parece el paquete de medidas para frenar el cambio climático que aprobó ayer el Gobierno?

R. Bueno son sólo pequeños pasos, un comienzo, pero hay que hacer muchísimo más. No debe centrarse todo en la reducción y captación de dióxido de carbono. El cambio climático ya está aquí, y por supuesto que debemos luchar para evitar que sus efectos sean devastadores, hay mucho que hacer en este sentido. Pero también deben impulsarse políticas para planificar cómo vamos a adaptarnos a los cambios, por ejemplo cómo vamos a cuidar los montes o a los animales.

P. ¿Qué efectos sufriremos a corto plazo?

R. Bueno algunos ya se aprecian. Por ejemplo, en el sector del vino. En ciertas bodegas ya han empezado a notar que algunos de sus productos han perdido calidad. Los ganaderos también se están resintiendo. Los criadores de cerdos se están viendo afectados, porque las dehesas de toda la vida se están muriendo, están dejando de producir bellota. Y a nivel general, sólo hay que recordar la ola de calor que tuvo lugar en 2003, por la que murieron en Europa decenas de miles de personas.

P. ¿Qué opciones le quedarían a España si no alcanza los compromisos fijados para cumplir el Protocolo de Kioto en el 2012?

R. Podría recurrir a soluciones que implicarían un coste económico. Entre ellas está la compra de derechos de emisión de dióxido de carbono a otros países. Pero el Protocolo dispone de los mecanismos suficientes para garantizar que no fracase, entre ellos el de desarrollo limpio, que consiste en que los países que no cumplan los requisitos establecidos puedan compensarlo haciendo inversiones en otros países para reducir las emisiones de dióxido de carbono, como en plantaciones o en sistemas de producción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de julio de 2007