Bruselas pide a Francia informes que avalen su pretensión de pescar anchoa

España se acoge a los estudios científicos y defiende seguir con la veda

La crisis de la anchoa cada vez adquiere un cariz más político. España apuesta por continuar con la veda en el golfo de Vizcaya, mientras que Francia insiste en que se reabra la pesca de esta esquilmada especie al menos tres meses. Y con esta petición ha tocado otra vez la puerta de la Comisión Europea, que dice que estudiará dicha demanda siempre y cuando el Gobierno francés presente "nuevos informes científicos" que la respalden.

Francia y España siguen sin llegar a un acuerdo sobre la crisis de la anchoa. Los ministros de Agricultura y Pesca de ambos países, Michel Bernier y Elena Espinosa, respectivamente, se reunieron el miércoles por la noche en Madrid. El primero trató de convencer a su homónima de que apoyara la reapertura de la pesca de la anchoa durante tres meses, pero Espinosa se acogió a la recomendación del Comité Científico de la Pesca que asesora a la Comisión Europea y que a finales del pasado mes recomendó mantener la veda hasta julio de 2008.

Tras los últimos datos de primavera, en los que han trabajado el Instituto Español de Oceanografía (IEO), el instituto marino Azti-Tecnalia y el Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar (Ifremer), el citado comité concluyó que, "aunque hay indicios claros de la mejora de las existencias respecto a 2005, la cantidad de biomasa de ejemplares adultos sigue siendo muy baja" en el caladero. La actual biomasa de población adulta ha sido estimada en unas 30.000 toneladas, cantidad superior a las 18.640 registradas en la primavera del 2006, pero "todavía muy por debajo de los niveles seguros".

Pero Francia no se da por vencida. El primer ministro francés, François Fillon, solicitó el mismo miércoles por la noche al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en este caso en Bruselas, el restablecimiento de la pesca de la anchoa. Francia pretende "una cuota limitada" durante tres meses en el segundo semestre de este año, pues entiende que el caladero se ha recuperado tras los periodos de prohibición. Se basa para ello en los estudios de Ifremer, que ha calculado que la reserva de anchoa es ahora de 41.000 toneladas.

Según informó ayer el portavoz del ejecutivo comunitario, Johannes Laitenberger, Barroso respondió al primer ministro francés que la Comisión Europea analizará la situación de la actual veda siempre y cuando Francia presente "nuevos informes científicos" sobre "la situación real" de la anchoa.

Aunque todas las partes intentan respaldar sus posturas con informes científicos, la realidad es que el conflicto de la anchoa no escapa a la "dimensión política", según reconocieron fuentes comunitarias. Y recordaron que, con otras especies, ha habido veces en que los científicos han recomendado el cierre de un caladero y no se ha producido por el rechazo de los países afectados.

En este sentido, el presidente de la Federación de cofradías de Guipúzcoa, Jaime Tejedor, se mostró pesimista, pues considera que la Comisión Europea terminará cediendo "una vez más" a las presiones de Francia. Se alegró de que Espinosa defienda la veda, pero le recriminó su falta de contacto con el sector.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción