Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres lee en castellano

España es el país invitado en la gran cita de la industria editorial mundial en Reino Unido

La Feria del Libro de Londres inauguró ayer su 38ª edición con un enfoque especial en el mercado editorial español, que responde al creciente interés del mundo anglosajón por la lengua, la cultura y el trabajo creativo de autores hispanoamericanos. Con visitantes de 115 países y un importante centro de gestión internacional de derechos de autor, el evento se ha convertido en cita esencial y complementaria a la pionera Feria de Francfort. Para los editores españoles sirve de trampolín a Estados Unidos y de intercambio comercial con otros mercados mundiales.

Según cálculos de la Oficina Comercial de la Embajada Española en Londres, el ISBN británico registró 73 títulos traducidos del castellano en 2006, 10 más que en 2005. Es un dato alentador que responde, según el director de la feria, Alistair Burtenshaw, a la "creciente influencia de España en el mercado editorial del Reino Unido". Es el tercer destino en volumen de ventas de las exportaciones literarias españolas, tras Francia y México.

El tirón se produjo con las novelas históricas de Carlos Ruiz Zafón (La sombra del viento), Arturo Pérez-Reverte (La carta esférica...) y Javier Cercas (Soldados de Salamina). También influye la lealtad a autores conocidos por el lector británico como Juan Goytisolo, Juan Marsé, Javier Marías y Bernardo Atxaga, entre otros. "Hay una gran pasión aquí por la novela histórica, pero también un creciente interés por la ficción moderna hispanoamericana en general. Además hay que recordar que España es el tercer país exportador de literatura infantil", resalta Burtenshaw.

Debutar en inglés

Nuria Amat acaba de debutar en el Reino Unido con Queen Cocaina (Reina de América) gracias a la selección de su novela entre los finalistas del prestigioso premio irlandés Impact. Es su primer libro traducido al inglés pese a su presencia constante en librerías de Francia, Suecia y Portugal, entre otros países. "Y he llegado aquí a través de Estados Unidos, donde tradujeron la novela hace tres años", puntualiza.

La ruta seguida por Queen Cocaina es inusual. De acuerdo con Juan Cerezo, de la editorial Tusquets, las traducciones del español tienden a saltar del Reino Unido a EE UU. "La Feria de Londres es cada vez más receptiva a las obras hispanas. Pero todavía venimos a comprar libros extranjeros, a vender los nuestros a otros países y a convencer a los británicos. Son muy reacios a los títulos en lengua foránea y necesitan pruebas del éxito comercial o crítico en otros mercados. Reino Unido es el último objetivo europeo. Pero es un mercado muy interesante porque abre las puertas al resto de la esfera del inglés, a los países nórdicos y a Asia", explica Cerezo.

Carlos Miranda, embajador español en Londres, celebró ayer la estrecha cooperación entre dos países -Reino Unido y España- líderes culturales en sus respectivas lenguas. La selección de España como invitado en su feria representa "un reconocimiento de la importancia del castellano a todos los niveles", según resaltó en la inauguración. Durante tres días consecutivos, editores y autores, además de 537 agentes literarios de 32 mercados, se darán cita en el pabellón de exposiciones de Earls Court. Es la nueva sede del encuentro tras el fracaso de su traslado, el año pasado, a las afueras de Londres. "Nuestros clientes querían una localización más céntrica y les hemos escuchado", admite Burtenshaw.

El éxito del evento motivó el cambio de dirección. La Feria de Londres perdió su tradición provinciana, enfocada a los bibliotecarios británicos, para abrirse al exterior a principios de los noventa. Hoy es la cita de primavera de la industria editorial mundial y contrapunto temporal a la de Francfort, que se celebra en otoño. "No competimos porque son dos encuentros complementarios. Se necesitan dos ferias anuales internacionales", advierte Burtenshaw.

Curiosamente, ha sido el despegue del centro de gestión internacional de propiedad intelectual -donde los agentes literarios venden los derechos de traducción de las obras de sus autores- el detonante de la expansión e importancia de la feria londinense. La frenética actividad en el "motor de la feria", según palabras de Emma House, responsable del recinto, choca con la realidad del mercado editorial británico. En el Reino Unido se publican cada año entre 160.000 y 200.000 libros, pero las traducciones nunca sobrepasan el 3% de la producción global. "En el resto de Europa, la media ronda en torno al 20%", observó ayer Ángel Martín Acebes, vicepresidente del ICEX. "El mercado editorial británico", dijo por su parte Olvido Salazar-Alonso, responsable de actividades culturales del Instituto Cervantes en Londres, "se autoabastece con sus autores y los de sus antiguas colonias. Es una isla cerrada y poco permeable, que va abriéndose poco a poco y muy lentamente".

Una 'web' para autores españoles

Los autores publicados en España cuentan desde ayer con una página web propia donde se listan sus novedades editoriales y los títulos ofrecidos en traducción. La nueva herramienta de información y promoción se llama New Spanish Books (www.newspanishbooks.com) y se lanzó ayer en el primer acto centrado en el mercado español de la Feria del Libro de Londres. Coproducida por la Federación de Gremios de Editores de España y el ICEX, se dirige a la industria editorial británica, poco propensa a descubrir talentos en el extranjero. Tiende más a nutrirse con sus propios autores y los de sus antiguas colonias, relegando las traducciones a un tercer plano.Arturo Pérez-Reverte es un autor popular en el Reino Unido, pero en la última traducción en este país de una de sus obras, The sun over Breda (El sol sobre Breda), no se acredita a su traductora, Margaret Sayers Peden. "Es un escándalo", critica Anne McLean, galardonada por su traducción de Soldados de Salamina, de Javier Cercas. "El miedo al extranjero, a lo diferente, lleva a los editores a asimilar la traducción al ambiente inglés", señala Peter Bush, traductor de Onetti y Goytisolo.Éstos y otros profesionales del Centro Británico de Traducción Literaria colaboran con la nueva página web destacando aquellos títulos españoles que consideran más idóneos para el lector inglés. "Cumplen una doble función, como traductores y como guías para los editores de ambos países", resalta Juan Cerezo, de la editorial Tusquets.

COMERCIO EXTERIOR

- Según las últimas estadísticas disponibles, de 2005, las exportaciones españolas de libros, prensa y revistas alcanzaron 84 millones de euros en Francia, 61 millones en México y 57 millones en el Reino Unido. Son los primeros destinos en volumen de ventas.- En 2006, el ISBN británico registró 73 títulos traducidos del castellano, 10 más que el año anterior.- El tirón de la literatura española en el Reino Unido se produjo con las novelas históricas de autores como Carlos Ruiz Zafón, Arturo Pérez-Reverte y Javier Cercas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2007

Más información