Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Delphi cierra la fábrica de Puerto Real y deja sin empleo a 1.600 trabajadores

Los empleados de la planta gaditana se organizan en turnos para ocupar la factoría

La dirección de Delphi Automotive Systems España anunció ayer al comité de empresa de la factoría de Puerto Real (Cádiz) el inminente cierre de la planta gaditana, en la que trabajan 1.600 empleados. La compañía ha acordado el cese de actividad tras comprobar, según el escrito que remitió a la plantilla, que la factoría ha incurrido "en pérdidas significativas durante los últimos cinco años de hasta 150 millones, sufre unos altos costes operacionales y no es capaz de atraer nuevas oportunidades de negocio competitivas". La empresa se comprometió el pasado año a mantener la plantilla hasta 2010 a cambio de subvenciones.

La medida afectará a las tres divisiones de la planta de la Bahía de Cádiz: direcciones, suspensiones y rodamientos. Sus productos han sido calificados por la compañía como "no esenciales", por lo que Delphi ha decidido retirar el apoyo financiero que hasta ahora prestaba a la planta para amortiguar sus pérdidas.

El comité de empresa de Delphi Puerto Real elaboró ayer un calendario de turnos de ocupación, que incluye noches y festivos, para garantizar que la factoría no queda abandonada. Temen que, si dejan la planta, la dirección de la empresa les impida regresar. "Ahora mismo nuestro mayor patrimonio son las máquinas, nuestro trabajo y nuestros clientes, y no vamos a dejarlos", señaló Antonio Pina, presidente del comité. Asimismo, el comité ha convocado una manifestación en Cádiz para el próximo miércoles.

Los trabajadores conocieron la noticia en la mañana de ayer, tras una reunión del comité con los representantes de Delphi en Europa. La policía controló durante unas horas la entrada de la fábrica, aunque finalmente su intervención no fue necesaria.

La plantilla, que había permanecido a la espera de noticias durante toda la mañana, retomó su actividad a las tres, con el inicio del turno de tarde. Con todo, los trabajadores han advertido de que no permitirán que salga de Puerto Real ninguno de los productos que salgan de las líneas de producción a partir de ahora.

La noticia ha conmocionado a la plantilla. Muchos de sus 1.600 empleados llevan más de 20 años vinculados a la empresa, antes General Motors. Es el caso de Rosario Benítez, de 44 años, quien durante 26 años ha trabajado como administrativa en la compañía. La trabajadora analizaba ayer con pesimismo su situación: "La intención de todos es trabajar, pero viviendo en Cádiz... Aquí no hay trabajo en ninguna parte, en ninguna empresa grande, ni en astilleros, ni en CASA [Airbus]".

La multinacional de automoción, con sede en Troy (Michigan, EE UU), cuenta en España con otras seis factorías en Pamplona, Tarazona, Belchite y Sil (Zaragoza), y Sant Cugat del Vallès y Sant Vicent dels Horts (Barcelona), además de una oficina comercial en Madrid. Todas las plantas, incluidas las de Puerto Real, suman unos 4.000 trabajadores.

La multinacional se instaló en la Bahía de Cádiz en 1981. En los últimos años la empresa había advertido en repetidas ocasiones de las dificultades por las que atravesaba. De hecho, la matriz estadounidense se encuentra en proceso de suspensión de pagos. Sin embargo, la filial española se comprometió el año pasado a mantener la actividad en Puerto Real hasta 2010, un plan que la Junta de Andalucía iba a respaldar con nuevas subvenciones.

Con el anuncio del cierre, Delphi rompe este compromiso. La Junta ya ha advertido a la empresa de que emprenderá "todas aquellas medidas legales, administrativas y de cualquier índole" para salvar los puestos de trabajo. Además de los 1.600 trabajadores de Delphi, el cierre de la planta afectaría a otros 1.300 empleados de la industria auxiliar que dependen, indirectamente, de la actividad de la empresa.

En un informe publicado a finales del pasado año, la Federación Minerometalúrgica de Comisiones Obreras denunciaba la deslocalización total o parcial, durante el último lustro, de 13 multinacionales del sector ubicadas en España petenecientes a seis grandes grupos y sumando 5.000 empleos en la industria auxiliar. El 60% de esa destrucción de empleo se repartía a partes iguales entre la francesa Valeo y la estadounidense Lear Automotive.

LA CRISIS DE DELPHI

La firma estadounidense, el mayor fabricante de componentes de automóvil, suspendió pagos en 2005Los centros de Delphi en Cádiz, Barcelona, Pamplona, Zaragoza y Madrid suman 4.000 puestos de trabajoEl cierre de Puerto Real, que perdió 150 millones desde 2001, afecta a otros 1.300 empleados de firmas auxiliaresLa tasa de paro en el último trimestre de 2006 en Cádiz fue del 13,8%, la tercera más alta de España

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 2007

Más información