Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura premia la dedicación traductora de Agustín García Calvo

José María Micó, autor de la mejor traducción editorial por 'Orlando furioso'

Agustín García Calvo, Premio Nacional a la Obra de un Traductor en 2006, reflexiona tras conocer la noticia del galardón: "No sé por dónde me pierdo. En estos premios a los que le dan mucho bombo hay un jurado muy numeroso y cabe que, entre ellos, haya alguien no vendido. Eso me disculpa conmigo mismo para aceptarlo, porque lo mío es estar contra el poder, con el pueblo que no existe. Pero a lo mejor me equivoco, a lo mejor lo que habla en mí es algo vendido, algo servil. Me estoy acordando de una canción de Brassens que aún no he traducido Le petit jouer de flûteau [literalmente, El pequeño flautista] al que le ofrecen cargos, dinero y mujeres y dice que no porque con todos esos honores su la se hincharía y por todo el país se diría que el flautista es un traidor".

A diferencia del flautista, García Calvo (Zamora, 1926) sí acepta la distinción -dotada con 15.000 euros- que concede el Ministerio de Cultura desde 1989, y que también han aceptado en ediciones anteriores, entre otros, Miguel Sáenz, Valentín García Yebra o Clara Janés. El reconocimiento a la obra de un traductor se destina a aquellos que hayan dedicado una especial atención a la traducción de obras extranjeras a cualquier lengua del territorio español.

El veterano traductor ha vertido al español obras de autores clásicos como Jenofonte, Plauto, Platón, Virgilio, Aristófanes, Erasmus, Homero, Lucrecia, Shakespeare o contemporáneos como Paul Valéry y Giuseppe Belli. Éste no es el primer premio nacional que atesora García Calvo, que también cultiva el ensayo, la poesía y el teatro: en 1990 recibió el Premio Nacional de Ensayo por Hablando de lo que habla y, nueve años después, en 1999, el Premio Nacional de Literatura Dramática por La baraja del Rey Don Pedro.

El traductor José María Micó (Barcelona, 1961) ha sido galardonado con el Premio Nacional de Traducción por la obra Orlando furioso de Ludovico Ariosto, editada por Biblioteca de Literatura Universal (BLU). Este premio -igualmente dotado con 15.000 euros- distingue la traducción, a cualquiera de las lenguas del territorio español, de una obra escrita originariamente en lengua extranjera y editada en 2005. "Estoy contentísimo porque se está premiando una labor vocacional y un trabajo de casi cuatro años y 40.000 versos", asegura Micó a quien la premiada traducción de Orlando furioso, además de satisfacción, le ha producido una lumbalgia crónica. "Es normal, me senté a mediados de 2002 y me levanté en 2005", bromea Micó.

José María Micó es especialista en la literatura del Siglo de Oro y ha traducido, entre otros, a Shakespeare, Eugenio Montale, las sátiras de Ariosto y la obra ensayística de Tetrarca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de noviembre de 2006