Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez procesa a Pinochet por torturas en Villa Grimaldi

El ex dictador chileno quedará a partir del lunes bajo arresto domiciliario

El juez chileno Alejandro Solís procesó ayer al ex dictador Augusto Pinochet como autor de un homicidio, 36 casos de secuestro y desaparición de las víctimas y otros 23 de torturas, ejecutados por la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) en su cuartel secreto de prisioneros de Villa Grimaldi, el mayor que tuvo la dictadura. El próximo lunes, el juez notificará a Pinochet la resolución y lo dejará sometido a arresto domiciliario.

Para procesar a Pinochet por el caso Villa Grimaldi, Solís actuó con gran celeridad, sorprendiendo a la defensa. La Corte Suprema le quitó el fuero al ex dictador por este caso en septiembre, ratificando una decisión previa de la Corte de Apelaciones de Santiago. El juez lo interrogó la semana pasada, recibiendo como respuesta un "no me acuerdo" del inculpado en las preguntas claves.

Frente al inminente procesamiento, el abogado jefe de la defensa de Pinochet, Pablo Rodríguez, presentó al juez Solís una petición de sobreseimiento del caso por motivos de salud. El magistrado, que en el interrogatorio encontró al ex dictador en buenas condiciones, basado en los exámenes previos que se le han practicado a Pinochet por otros casos en los que está implicado, informó ayer a la defensa que rechazaba sobreseer el caso.

Poco después, y antes de que la defensa apelara a la corte esta resolución, Solís informó a la prensa del procesamiento de Pinochet. Aunque igualmente los abogados del ex dictador apelarán el auto de procesamiento y el rechazo al sobreseimiento, con su celeridad el magistrado evitó que el caso quedara paralizado sin una resolución. Solís pudo realizar con velocidad su trabajo porque ya había avanzado previamente en la investigación del caso, al procesar a la cúpula y agentes de la DINA por los crímenes de Villa Grimaldi.

Próximo a cumplir 91 años, Pinochet quedará este lunes detenido y declarado reo -por tercera vez desde que regresó a Chile a comienzos del año 2000 tras su arresto en Londres-, por sus crímenes contra opositores políticos en la dictadura que encabezó (1973-1990). Ésta es la primera oportunidad en que se le abre un proceso por casos de torturas.

Más de 4.000 prisioneros políticos pasaron por Villa Grimaldi y todos fueron torturados, incluyendo a la actual presidenta de Chile, Michelle Bachelet, que visitó el lugar recientemente, y su madre, Ángela Jeria. En ese lugar se perdió el rastro de más de 200 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006