Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pepe Rubianes suspende su obra en Madrid

"No se puede trabajar escoltado y con tanquetas de policía en la puerta", dice el director gallego

El director de Lorca eran todos, Pepe Rubianes (Villagarcía de Arosa, Pontevedra, 1947), retiró ayer del Teatro Español el espectáculo que estaba programado dentro de un ciclo dedicado al poeta gaditano. "No se puede ir a trabajar escoltado y con tanquetas de policía en la puerta protegiéndote. El teatro hay que hacerlo para disfrutar", dijo Rubianes. Las razones para retirar la obra están en el "agresivo y desmesurado ambiente creado por un determinado sector de la sociedad", motivado por unas declaraciones del actor en contra de la unidad de España. El director del teatro, Mario Gas, al tiempo que niega presiones políticas, anuncia que está estudiando la posibilidad de renunciar al cargo al frente del coliseo municipal.

Rubianes se refirió al clima de amenazas, insultos y crispación que le han llevado a cancelar las funciones que estaban programadas en el Teatro Español del 19 al 24 de septiembre. "Tengo claro que no se puede ir a trabajar escoltado y con tanquetas de policía en la puerta protegiéndote. El teatro hay que hacerlo para disfrutar", declaró a este periódico. Para el día del estreno estaba convocada una manifestación de Alternativa Española a las puertas del teatro para protestar por la puesta en escena del montaje sobre el poeta. "Quizás si Gallardón me hubiera dicho 'Adelante, Pepe' yo hubiera seguido. Han aceptado enseguida mi renuncia, y lo entiendo, porque están viviendo una terrible situación de acoso y derribo. Es demencial. La tensión de estos días ha sido insoportable".

Rubianes habla de manipulación. "Han incitado a la gente a que nos lincharan. Me han degradado profesionalmente y han impedido que fuera el público a vernos. Yo ya dije bien claro cuál era 'mi' España y cuál no. Desde luego, esa España que amenaza no es la mía. Yo no puedo defenderme. No tengo detrás un periódico ni una emisora. ¿Qué es lo que quieren? ¿Que me peguen un par de tiros por la calle? No, lo siento. ¿Tirar la toalla? Puede entenderse así, pero yo no soy un héroe, no soy Espartaco. Si actuara solo en el escenario con uno de mis monólogos quizás hubiera seguido adelante, pero no puedo pedirle eso a mi compañía. Se trata de la seguridad de 11 intérpretes". Rubianes niega que se haya censurado su obra. "Me niego a que, en plena democracia, se represente Lorca eran todos con protección policial. Ya me pasó una vez, cuando hice No hablaré en clase con Dagoll-Dagom, pero era en pleno franquismo. ¿A ese estado de cosas estamos volviendo?".

Profunda angustia

También habla de que entre los motivos de su renuncia está el respeto a Mario Gas. "Ante cualquier repercusión que pueda tener este lío que se traen conmigo, he optado por marcharme y no quisiera que una persona tan válida, teatralmente hablando, dimitiera por una causa en la que soy el epicentro; aún existe eso del amor a unos amigos y de la amistad". "Eso sí, me voy con la angustia, muy profunda, de no saber en qué país estoy viviendo, porque no puedo creer todo lo que está pasando. Yo no puedo trabajar mientras en la puerta hay reventadores con banderas, así que me piro y ya iré a un teatro privado, no quiero que se mancille el nombre de Lorca y menos por parte de los portadores del mismo espíritu que lo mató".

"¡Pero esto qué coño es!", insiste Rubianes. "Y encima ocurre en un teatro por el que han pasado los más grandes de la escena de los últimos siglos y, entre ellos, el propio Lorca, que estrenó allí. Pero, ¿qué quieren?, ¿que me maten a navajazos cuatro descerebrados?, ¿qué me hagan lo que hicieron con Lorca?".

CRONOLOGÍA DEL CASO

- Rubianes afirma el 20 de enero de 2006, en el programa El Club de la televisión pública catalana TV-3 que conduce Albert Om, que el presidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra "es un impresentable que continuamente ataca a Cataluña", cuando esta comunidad, añade, "alimenta a su pueblo". Afirma también: "Que se vaya a la mierda la puta España".

- El actor emite el día 28 de enero un comunicado disculpándose por sus palabras y aclarando que jamás había querido "insultar al pueblo de Extremadura" y que sus comentarios sobre España se referían sólo a la "España retrógrada, reaccionaria y fascista".

- El Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), organismo regulador del sector audiovisual, acuerda el 30 de enero pedir a TV-3 que presente excusas por antena "a las personas que se sintieron ofendidas" por el programa. El CAC establece que en ese programa "se formularon unas opiniones y expresiones sobre la unidad de España que, por su tono, resultaron ofensivas para segmentos de audiencia". También recrimina su actitud "contemporizadora" al presentador del programa.

- TV-3 emite una nota el mismo día en la que muestra su desacuerdo con la decisión del CAC pese a acatarla.

- La comisión parlamentaria de control de la Corporación Catalana de Radio y Televisión trata la polémica de los exabruptos de Rubianes el 10 de febrero. El director general de la CCRTV, Joan Majó, considera que las palabras del actor fueron "lamentables por el contenido y por el lenguaje utilizado", pero recuerda que las expresiones que usó Rubianes son "habituales" en las apariciones públicas del actor.

- En julio, Mario Gas entra en contacto con el director de Lorca eran todos para que el espectáculo se represente en el Teatro Español.

- Ayer, después de una fuerte polémica, el responsable de la obra decide no representarla en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de septiembre de 2006

Más información