Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Salón del Cómic de Barcelona

La Guerra Civil también enfrentó a franquistas y milicianos en las viñetas

El lenguaje sencillo de los tebeos permitía que hasta los iletrados entendieran las consignas

Los franquistas y los leales a la II República no sólo se enfrentaron en el campo de batalla. La Guerra Civil también tuvo un frente abierto en los tebeos, utilizados por ambos bandos como un eficaz medio propagandístico. Hasta los analfabetos entendían las sencillas consignas estampadas en viñetas. Una exposición recorre en el Salón del Cómic de Barcelona aquella pugna de papel entre el "no pasarán" de los milicianos y el "ya hemos pasado" de los sublevados.

El rigor histórico es una de las obsesiones del autor Vittorio Giardino

La historieta se convirtió en propaganda durante la Guerra Civil española. No obstante, los milicianos y los militares golpistas utilizaron el noveno arte de forma desigual. En la zona sublevada, los tebeos dirigidos a niños pronto rezumaron doctrina. Por el contrario, en las regiones leales a la República no dejaron de publicarse historietas llenas de aventuras para deleitar a los más pequeños. "En la España sublevada, los tebeos formaban parte del aparato propagandístico. Los hijos de los requetés recibían el nombre de pelayos, y los de los falangistas, balillas, aunque luego los rebautizaron como flechas. El lenguaje sencillo de los tebeos facilitaba su adoctrinamiento", sostiene Antonio Martín, comisario de la exposición La jaula de la

memoria, que puede visitarse hasta hoy en el Salón del Cómic de Barcelona.

Los títulos que se publicaban en el bando llamado nacional eran muy pocos, porque las editoriales más importantes se encontraban en Barcelona, Valencia y Madrid, ciudades en las que no triunfó la sublevación. De ahí que los tebeos franquistas tuvieran una escasa calidad. Sin embargo, estas historietas mejoraron mucho gracias al trabajo profesional de ilustradores de derechas que huían de Cataluña, donde existía una riquísima tradición de humor gráfico.

Uno de ellos, Castanys, fue el autor de las viñetas más brutales, como se puede constatar en sus ilustraciones para la revista tradicionalista Pelayos. "Tengo sed de robar y asesinar, por algo soy rojo", se lee en una de sus historietas infantiles. Algunas de las estampas recogidas en la exposición ponen los pelos de punta. En la portada de la revista Flechas, semanario infantil de la Falange Española de las JONS editada en Aragón en 1936, se ve a un niño extasiado dando la bienvenida con el saludo fascista al nuevo amanecer que empieza en España. Durante mucho tiempo, los tebeos republicanos para niños fueron menos virulentos y mantuvieron sus contenidos infantiles con protagonistas como la popular actriz Shirley Temple. Como mucho, aparecían Laurel y Hardy -conocidos aquí como el gordo y el flaco- vestidos de milicianos, pero en devaneos bufos. Empresas como la Hispano Americana, aunque se colectivizaron, siguieron publicando sus populares tebeos de aventuras, como La revista de Tim Tyler.

La situación era similar en las tiras cómicas para adultos que se incluían en los periódicos y otras publicaciones. "Algunas eran propagandísticas, pero no en su gran mayoría. Daban, sobre todo, instrucciones para conservar en buen estado las armas y para evitar contraer enfermedades venéreas y de otro tipo. Varios de estos periódicos se editaban en el mismo frente o en la retaguardia más inmediata", asegura Martín. Así ocurría, por ejemplo, en la delirante historieta Hay que evitar ser tan bruto como el soldado

Canuto, publicada por el Comisariado General de Guerra de Madrid. "Cataluña acogió a muchos niños madrileños que escapaban de los bombardeos. Aquí había decenas de colonias infantiles. Para ellos se editaban revistas bilingües, en catalán y en castellano, como Estel o Mirbal, que no tenían un interés ideológico".

Y en lado franquista, todo lo contrario. "En el año 1937, con la reunificación de falangistas y requetés, la prensa se dedica a cantar las glorias de Franco. Los tebeos de los sublevados le colman de elogios como salvador de la patria", dice Martín. "Miguel Mihura dirigía la revista La

Ametralladora, en la que colaboraba Tono y que fue un claro antecedente de La Codorniz. En ella se ridiculizaba a los rojos y se solía repartir por todo el frente. Eran bastante beligerantes. Jugaban mucho con el maniqueísmo más rancio", agrega.

La exposición de La guerra de papel se completa en el Salón del Cómic, que ayer estuvo muy concurrido, con otras dos: La jaula de la

memoria, en la que se han reunido tebeos sobre la Guerra Civil de autores nacionales y foráneos publicados desde la transición hasta hoy, y otra en la que se rinde homenaje a Carlos Giménez, el más destacado cronista gráfico de la posguerra y cuya obra publica Glénat.

Varios de los originales exhibidos en La jaula de la memoria están firmados por Vittorio Giardino, uno de los referentes de la viñeta europea. El dibujante ha aprovechado su visita a Barcelona para documentarse y poder concluir su trilogía ¡No pasarán! (Norma), protagonizada por el burgués y aventurero Max Fridman. El rigor histórico es una de las obsesiones de este autor. "Aunque se han escrito muchos libros sobre la Guerra Civil española, es difícil descubrir algunos detalles. Por ejemplo, saber el valor de la peseta en noviembre de 1930. Un novelista puede escribir que un hombre entra en una tienda y se compra un sombrero, pero yo tengo que dibujarlo", explica Giardino. "Esta trilogía reivindica la recuperación de la memoria histórica. Puede parecer extraño que un dibujante italiano se interese tanto por la Guerra Civil de España, pero la cosa tiene truco. También en Italia hubo una contienda civil al final de la II Guerra Mundial. Yo nací después, pero en mi familia se contaban muchas historias sobre aquella época. Varias de estas historias me han servido de inspiración", apunta el autor, y añade: "Empecé esta obra cuando se produjo el cerco a Sarajevo, que me parecía similar al que había sufrido Madrid".

También Forges tiene su espacio en la exposición. Además, el humorista ha reunido sus viñetas sobre aquella dramática contienda en Historia de aquí. La guerra incivil (Espejo de Tinta), primero de ocho volúmenes en el que Forges repasará la historia española. "No creo que España sea un buen nombre. Tendría que llamarse Las Españas. Por eso le he puesto ese título al libro. ¿Por qué historia de España y no del reino de los tartesos? Los tartesos estuvieron por aquí más de 700 años", apunta Forges.

Tras su paso por Barcelona, una versión ampliada de la exposición La guerra de papel recalará en la próxima edición de Viñetas desde el Atlántico, el encuentro comiquero de A Coruña, y también se podrá ver meses más tarde en el Archivo de Salamanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de junio de 2006