Reportaje:

Más transparencia en los ensayos clínicos

La OMS pide a las farmacéuticas que aporten los datos de sus investigaciones a un registro público

La Organización Mundial de la Salud (OMS) va a crear un portal en Internet accesible a pacientes, voluntarios, médicos e investigadores de todo el mundo, cuyo objetivo es recoger todos los ensayos clínicos que se estén realizando. El portal estará listo en pocos meses y permitirá conocer cualquier ensayo con pacientes que se realice en cualquier país. Podrán usarlo voluntarios que quieran contribuir al desarrollo de la ciencia y pacientes que no tengan tratamiento y quieran probar posibles nuevas terapias. "Para el público, estos registros son muy útiles: pueden ir al portal de Internet, seleccionar los ensayos clínicos por enfermedad, ver si se aceptan pacientes, contactar con los responsables e incluso plantearse viajar al país donde se desarrolla el estudio", asegura Ida Sim, coordinadora de la Plataforma Internacional de Registro de Ensayos Clínicos de la OMS.

Los laboratorios niegan datos que pide la OMS alegando que afecta a la competitividad
Unos 9.000 españoles participaron en 2005 en ensayos clínicos de la farmacéutica Novartis

Pero el principal objetivo del registro es aumentar la transparencia de los estudios clínicos. Ahora ya existen registros de ensayos clínicos, muchos promovidos por los propios laboratorios, pero la OMS quiere unificarlos y establecer criterios homogéneos en la recogida de datos. Las farmacéuticas se niegan, por el momento, a facilitar algunos de los que solicita la OMS para el nuevo registro centralizado.

Los actuales registros de ensayos clínicos tienen, según José Sacristán, director médico de Lilly España, una utilidad indiscutible: "Sólo mediante la existencia de una gran base de datos centralizada puede llevarse a cabo lo que se conoce como medicina basada en la evidencia". Permiten evaluar, por ejemplo, si un medicamento es más eficaz que otro, revisando los resultados de los ensayos clínicos publicados. El problema es que no siempre se publican todos los datos.

Para hacerse una idea de la magnitud de los ensayos clínicos en España, valga el siguiente dato: sólo la empresa Novartis implicó a 9.000 personas en este tipo de estudios en el año 2005, según datos de la farmacéutica.

Ningún especialista duda de la utilidad y necesidad de los ensayos clínicos. De hecho, todos los medicamentos que se prescriben fueron probados en su día en miles de voluntarios. Y sociedades científicas como la Sociedad Española de Oncología (Seom) destacan que la participación en ensayos clínicos puede ser de gran utilidad para los enfermos, porque les da opción a recibir tratamientos punteros y un mayor control médico.

Pero no todos los productos que se prueban ofrecen los resultados que se esperan. Algunos tienen además graves efectos adversos. Y cuando los resultados son negativos, no siempre se publican. Casos recientes como el del ensayo clínico de un hospital londinense que acabó con seis voluntarios sanos en la unidad de cuidados intensivos, han arrojado dudas sobre la metodología utilizada en estos experimentos.

La falta de transparencia ha propiciado, según Ida Sim, dos de los escándalos farmacéuticos más notorios de los últimos tiempos. El primero ha provocado una denuncia del fiscal de Nueva York contra la compañía GlaxoSmithKline (GSK) por haber ocultado informes que revelaban un aumento en las tendencias suicidas de adolescentes tratados con Paroxetina (Paxil). En 2004 la farmacéutica aceptó publicar en su sitio de Internet estos informes. En otro juicio en 2001, GSK fue obligada a pagar más de seis millones de euros de indemnización tras considerarse probado que el antidepresivo había sido el responsable del cambio de conducta que llevó a un hombre a matar a varios miembros de su familia.

El segundo gran escándalo todavía se dirime en los tribunales. En 2004, la empresa Merck tuvo que retirar del mercado los medicamentos basados en Rofecoxib (Vioxx, entre otros), al asociarse su consumo con afectaciones cardiovasculares graves e incluso mortales. Cuando fue retirado era uno de los antiinflamatorios más prescritos en el mundo, después de ofrecerse como la panacea que permitía superar los efectos gástricos de los que se utilizaban hasta ese momento.

En ambos casos, recuerda Ida Sim, las compañías ocultaron resultados negativos de los ensayos clínicos previos a la aprobación: "A raíz de estos casos, la comunidad científica y los pacientes comenzaron a plantearse: es posible que las farmacéuticas nos estén ocultando información sobre medicamentos que venden muy caros".

La OMS va a pedir que toda empresa farmacéutica o institución pública que lleve a cabo un ensayo clínico publique 20 datos concretos sobre ellos. Los registros que existen ahora no ofrecen datos homogéneos. La Federación Internacional de Manufacturas y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) tiene un portal (http://clinicaltrials-dev.ifpma.org, en español) sobre ensayos clínicos y algunas farmacéuticas, como Lilly (www.lillytrials.com), tienen el suyo propio. Lo que pretende el organismo de Naciones Unidas es unificar los criterios y obligar a que se publiquen todos los resultados. "No tiene sentido que las farmacéuticas tengan la opción de incluir o no los ensayos clínicos con malos resultados", sostiene Sim.

Las empresas farmacéuticas, por el momento, no van a acatar las reglas de la OMS. El primer desacuerdo radica en que la OMS quiere que se incluyan en el registro los ensayos clínicos de fase I (los primeros que se hacen en pequeños grupos de pacientes para estudiar la seguridad del medicamento y la pauta de administración). Las farmacéuticas consideran que hacer públicos los resultados de las fases preliminares afecta a la competencia. "Los ensayos clínicos en fase I son estudios muy iniciales. Si publicamos estos datos, otras empresas podrán saber lo que se está haciendo y copiarlo", afirma Yves Juillet, jefe del Comité Regulatorio de la asociación internacional de farmacéuticas IFPMA.

No es el único asunto conflictivo. De los 20 datos que la OMS quiere que figuren, los laboratorios rechazan cinco por considerar que afectan a la competitividad, entre ellos el nombre del científico responsable del ensayo y de la intervención, el número de pacientes, y las variables a medir. "Somos y queremos ser transparentes", afirma Yves Juillet, "pero no vamos a proporcionar los datos de los ensayos en fase I, y decidiremos caso por caso si publicamos esos cinco puntos conflictivos al principio o al final del ensayo", asegura. La OMS considera que es una negativa temporal. "Creo que terminarán facilitando todos los datos. El público sabe lo que está pasando y tanto los pacientes como los médicos van a juzgar a las farmacéuticas por la actitud que adopten", concluye Ida Sim.

Muestras de sangre para su estudio en un laboratorio de análisis clínicos.
Muestras de sangre para su estudio en un laboratorio de análisis clínicos.SANTIAGO CARREGUI

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción