Reportaje:

La almadraba se muere

La sobreexplotación mundial del atún rojo reduce a un mínimo histórico las capturas de los pescadores de Cádiz

Hay pocas cosas más espectaculares que la pesca con almadraba. Una red parte desde la playa y se adentra en el Estrecho hasta los 23 metros de profundidad. El apreciado atún rojo, ejemplares de varios centenares de kilos que en ese momento migran hacia el Mediterráneo para desovar, queda allí enredado. Cuando hay suficientes, los barcos rodean la red, la levantan y los pescadores alzan los atunes casi a mano. Así lo han hecho durante 3.000 años los pescadores de Barbate, Zahara de los Atunes, Tarifa y Conil, en Cádiz.

Y ésa era la intención de Bernardo desde que comenzó la almadraba a finales de abril. Pero a punto de terminar la temporada de la migración hacia el Mediterráneo, el resultado es decepcionante: "Esto es un desastre. Llevo 20 años en la almadraba del Cabo de la Plata y nunca he visto esto. Apenas hemos sacado atunes". Los datos de la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba confirman que 2006 es el peor año. Hasta el momento han sacado 1.786 atunes; en 2005 sacaron 4.190; en 2000, 8.390, y en 1997, 15.178. La temporada acaba a principios de junio, pero los 600 pescadores que se dedican a ella no esperan un milagro que salve la campaña.

Más información

La gerente de la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba, Marta Crespo, achaca la reducción a "los barcos de cerco que, ayudados por avionetas, pescan miles de ejemplares de golpe en el Mediterráneo para engordarlos en granjas en el mar". Según denuncia también la organización ecologista WWF/Adena, las avionetas observan el cardumen -la masa de pescado- y avisan a los barcos de cerco, que encierran a los atunes y los crían en granjas en el Mediterráneo. El atún rojo es especialmente apreciado en Asia, y los barcos frigoríficos venidos desde Japón cargan en Barbate o Murcia para llevarlos directamente. Del atún se aprovecha todo y, aunque está permitida la pesca de ejemplares de más de 6,4 kilos, puede llegar a pesar 400.

El responsable de Adena, José Luis García, culpa del descenso en la almadraba a la sobrepesca y critica que la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico no disminuya la cuota de capturas. El responsable científico de este organismo internacional, Víctor Restrepo, señala que es imposible saber si la disminución actual se debe a la variabilidad natural o a la sobrepesca. Restrepo, sin embargo, sí admite que "se ha visto una tendencia a la baja en las capturas".

El investigador Jaime Mejuto, del Instituto Español de Oceanografía, explica en un correo electrónico que siempre ha habido variaciones naturales en las capturas, pero que "existen indicadores suficientes que diagnostican la situación de sobrepesca de este stock, desde hace ya años, y que se han hecho más patentes en las últimas décadas al introducirse masivamente unidades con artes de pesca industrial, altamente tecnificadas, capaces de aprovechar el comportamiento agregativo de esta especie en las zonas y épocas de reproducción y posreproducción, como es el caso de las flotas industriales de cerco". Mejuto señala que pueden haberse combinado los dos factores: menos disponibilidad y más pesca, el peor escenario posible.

Mejuto destaca que "la mayoría de las almadrabas del Mediterráneo han desaparecido" y que sólo subsisten las mejor colocadas. Entre ellas, las de Cádiz, ya que el atún bordea la costa para evitar las fuertes corrientes del Estrecho. ¿Por cuánto tiempo?

Los barcos cercan a los atunes durante la pesca en la modalidad de almadraba en Barbate, Cádiz.
Los barcos cercan a los atunes durante la pesca en la modalidad de almadraba en Barbate, Cádiz.GARCÍA CORDERO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción