Bruselas amplía la 'zona de seguridad' para proteger las granjas

Bruselas adoptó ayer nuevas medidas para tratar de frenar la llegada del virus de la gripe aviar a los corrales de los Estados miembros. Después de que en pocos días, el virus H5N1 hiciera su aparición en aves silvestres en seis países europeos, la Unión decidió ayer crear una nueva zona de seguridad, que podría extenderse a lo largo de toda una provincia, para aislar las granjas. "Mientras, tenemos que aprender a convivir con brotes periódicos de gripe aviar en aves silvestres, la UE hace todos los esfuerzos posibles para contener el virus en las aves silvestres y busca evitar que alcance a las aves comerciales", indicó ayer en un comunicado el comisario europeo de Salud Pública y Protección del consumidor, Markos Kyprianou.

Más información

Los expertos veterinarios de los Veinticinco que forman el Comité Permanente de la Cadena alimentaria establecieron ayer los pasos a seguir por los países que detecten un casos sospechosos de aves silvestres portadoras de gripe aviar en su territorio.

En primer lugar, el país contagiado establecerá una llamada "zona de protección", tres kilómetros a la redonda del lugar en el que apareció el foco vírico, y una zona adicional "de vigilancia" en un radio de diez kilómetros. En ambas zonas, todas las aves de corral deberán permanecer bajo cubierto, y no podrán salir al aire libre. Además, estará prohibida la salida y entrada de aves comerciales del perímetro y tampoco estará permitida la caza de aves silvestres ni las ferias de pájaros. En el caso de la zona de protección, los controles serán más estrictos para las personas y vehículos que hayan estado en contacto con las aves.

Aplicación automática

Estas medidas ya se habían puesto en marcha en Grecia, Italia Eslovenia, Alemania, Austria y Hungría, pero ayer se aprobaron de manera general para todos los Estados miembros, que las aplicarán automáticamente, sin necesidad de obtener la aprobación de Bruselas una vez detectado el brote.

Cuando un caso sospechoso se confirme en una explotación de la UE, el Estado deberá aplicar la directiva 92/40/EEC, que contempla como primera medida el sacrificio de todas las aves del corral. Los huevos y los productos derivados de los animales también deberán ser destrozados. Después, deberán desinfectarse tanto las instalaciones de la granja, como los vehículos utilizados para transportar las aves. Se establecerán también las zonas de protección y vigilancia y una adicional, aprobada ayer, llamada "zona tampón", que rodeará las dos primeras, y cuya extensión dependerá de cada caso. En estas zonas -que podrían abarcar hasta una provincia-, se aplicarían restricciones a la movilidad de los animales y exhaustivos controles veterinarios con el fin de que se conviertan en una especie de tampón que aísle definitivamente al área infectada. Estas medidas permanecerán en vigor los 21 días siguientes al sacrificio de las aves del corral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de febrero de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50