Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta premia un estudio que demuestra que la acupuntura reduce el dolor de la artrosis

Salud incluirá la terapia milenaria china en su catálogo de prestaciones dentro de un año

Las medicinas alternativas gozan cada día de más aceptación. Un trabajo científico sobre acupuntura y artrosis de rodilla dirigido por el médico Jorge Vas ha ganado el premio de Investigación en Salud de la Junta. Sus autores demostraron que los pacientes a los que se aplicó esta terapia milenaria a base de agujas junto con antiinflamatorios, sintieron menos dolor que los que recibieron el tratamiento tradicional sólo a base de esos fármacos. La Consejería de Salud pretende extender la experiencia a las unidades del dolor de los centros del SAS en el plazo de un año.

La Sociedad Española de Reumatología calcula que dos millones de españoles sufren artrosis, una enfermedad degenerativa que deteriora los cartílagos de las articulaciones causando dolor, deformaciones y reduciendo sensiblemente la movilidad del que la sufre. La incidencia de la enfermedad, que se manifiesta sobre todo en personas de más de 45 años, ha subido en los últimos años debido al envejecimiento de la población, y se traduce en un alto coste social por las bajas laborales que provoca. Su variedad más extendida es la que afecta a las rodillas.

El tratamiento clásico para este mal consiste en la administración de analgésicos y antiinflamatorios, una buena alimentación y una ligera actividad física (andar, básicamente), lo que reduce el dolor articular. Los casos más graves terminan en el quirófano, donde se practica una intervención para implantar una prótesis de rodilla.

El estudio premiado ha demostrado que la acupuntura mejora aún más la acción de los antiinflamatorios. Sus autores tomaron a 97 pacientes y los dividieron en dos grupos. A los primeros los sometieron a una sesión semanal y les suministraron los fármacos, mientras que el segundo grupo sólo recibió los antiinflamatorios junto a sesiones de acupuntura placebo. Sólo los primeros sintieron el Deqi, es decir, la sensación irradiada desde el punto de punción que asegura que las agujas se colocaron en el lugar correcto.

"Algunas agujas filiformes se insertan justo en la rodilla, mientras que otras se ponen en zonas próximas, y otras actúan a distancia", explica Jorge Vas, el director del ensayo. "Los puntos donde colocarlas varían según la sintomatología del paciente, ya que algunos presentan dolor punzante, otros distensión, varices...", añade.

Menos dolor y fármacos

Después de doce sesiones, los tratados con acupuntura real mejoraron su situación inicial en un 83,4%, según el estudio. Los que sólo tomaron antiinflamatorios evolucionaron peor, reduciendo su sensación de dolor en un 42%. El efecto de la técnica oriental también se midió con el consumo de fármacos. Los que la recibieron tomaron una media de 85,4 dosis en los tres meses que duró el ensayo, mientras que los que no, alcanzaron las 139,3. La tasa de abandono también fue mucho más elevada entre estos últimos. Los resultados se han publicado en la revista especializada British Medical Review.

Vas explica que el funcionamiento de la acupuntura sólo se conoce en parte. La tradición china considera que estimula unos puntos conectados a unos canales que recorren el cuerpo, pero la realidad es que mediante la punción se estimulan terminaciones nerviosas que provocan la liberación de endorfinas, los neurotransmisores químicos que causan sensación de placer y mitigan el dolor.

El científico va a presentar próximamente los resultados de otro estudio similar aplicado a los dolores cervicales, el hombro doloroso y las lumbalgias que, asegura, son similares al de la artrosis de rodilla. "La acupuntura también es válida para mejorar el codo de tenis, las cefaleas, las náuseas y vómitos, algunas dolencias gástricas y los cuadros de depresión ligera y ansiedad", asegura Vas.

En pleno debate sobre la validez de las medicinas alternativas, la Consejería de Salud ha tomado nota. María Jesús Motero anunció el pasado lunes que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) incluirá el tratamiento en su catálogo de prestaciones. Andalucía se convertirá así dentro de un año en la primera comunidad autónoma que conceda validez a esta técnica y la proporcione gratuitamente en sus unidades del dolor.

Del brujo al esticista

La acupuntura en particular y las medicinas alternativas en general producen escepticismo en sectores de la medicina tradicional. La ausencia de patrones homologados que demuestren la capacidad de los que las ejercen hace que su mercado se encuentre invadido de curanderos, esteticistas e incluso simples estafadores.

Por eso, los responsables sanitarios de la Junta insisten en que esta técnica la aplicarán los propios profesionales de los centros de salud. La idea de implantarla surge de dos líneas de estudio, según el secretario general de Calidad de la Consejería de Salud, José Luis Rocha. Salud creó hace un año un grupo de trabajo para analizar estas terapias y su posible incorporación a la cartera de prestaciones que, aparte del ensayo de Jorge Vas, ha encontrado otras evidencias de que la acupuntura funciona y supone un importante ahorro en fármacos.

Un segundo grupo de especialistas en atención al dolor también llegó a la conclusión de que ese tratamiento no convencional podría prestarse en los centros públicos. Esos mismos profesionales serán los encargados de crear un sistema de evaluación para determinar las competencias de los médicos o enfermeros que la apliquen. "Formar gente en acupuntura es relativamente fácil. Lo importante es que sea un médico el que haga el diagnóstico y prescriba el tratamiento", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de diciembre de 2005

Más información