Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA EDUCATIVA

Zapatero promete estudiar un plan de financiación para la reforma educativa

Las organizaciones educativas de izquierdas piden que la asignatura de religión no tenga nota

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se comprometió ayer en una reunión con las organizaciones que no asistieron a la manifestación en contra de la Ley Orgánica de Educación (LOE) a estudiar un plan de financiación para el sistema educativo y a subsanar algunos detalles del proyecto legislativo. Así lo aseguró anoche el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda. Siete de las 11 organizaciones que acudieron a La Moncloa leyeron un comunicado conjunto en defensa de la calidad de la educación. Zapatero aseguró que habrá holgura presupuestaria para el sistema educativo.

Las asociaciones que participaron en la reunión de ayer serán recibidas también por el grupo socialista en el Congreso esta semana.

Según aseguraron los portavoces de las asociaciones, Zapatero prometió que no habrá discriminación por razones de sexo en la admisión de alumnos en los centros, un dato que no recoge la nueva ley, que garantizará un equilibrio entre la libertad de elección de centros y la planificación educativa y que se estudiarán medidas contra la violencia en la escuela.

Los que acudieron ayer a la reunión con Zapatero tienen en común una sola cosa: que no convocaron ni asistieron a la manifestación que se celebró en Madrid el 12 de noviembre. Pero, como explicaron ayer, todos tienen algunas críticas que hacer a la LOE. Así lo señalaron la Confederación laica de padres ( Ceapa), los sindicatos CC OO, UGT, ANPE, y las organizaciones estudiantiles Canae y Faest y la Unión Española de Cooperativas de la Enseñanza que se adhirieron al manifiesto que se leyó al final de la reunión.

Estas organizaciones expresaron su acuerdo con varios de los puntos que recoge la ley, por ejemplo, aquellos relacionados con la admisión de alumnos en los centros de enseñanza y manifestaron su deseo de que la financiación educativa alcance el 6% del PIB. También pidieron al presidente que haga hincapié en las medidas relacionadas con la prevención a edades tempranas de la desigualdad y el fracaso escolar.

La encargada de leer el manifiesto, la presidenta de Ceapa, Lola Abelló, añadió que debe incidirse en la democratización de los órganos de gobierno de los centros e "impulsar un estilo de dirección basado en el liderazgo pedagógico y participativo".

La asignatura de religión no debe ser computable, es decir, no tendrá nota ni contará para pedir becas ni a afectos académicos. Tampoco tendrá alternativa, pidieron. El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, dijo: "No habrá un sólo niño en España que quiera estudiar religión y no pueda hacerlo", pero también garantizó que los que no quieran estudiarla no lo harán.

Todas las asociaciones pidieron un gran esfuerzo a los políticos para lograr un pacto educativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005