Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Homosexual: vicioso, pervertido"

El diccionario de ideas afines de Corripio desata las protestas al asociar el término a "invertido", "anormal" y "pedófilo"

Homosexual: pervertido, vicioso, depravado, anormal, desviado, corrompido, degenerado, pedófilo, puto...

La asociación de ideas no sería quizá muy sorprendente si resultara extraída de algún panfleto medieval. Pero la definición se encuentra en el diccionario de ideas afines de Fernando Corripio, publicado por la editorial Herder y actualmente en venta en las librerías españolas. La casa editorial barcelonesa decidió dejar de distribuir la obra hace dos semanas, tras recibir las protestas de la asociación de gays y lesbianas Casal Lambda. Pero los ejemplares en venta en las librerías no se han retirado.

El diccionario fue publicado en 1983. "El señor Corripio lo puso a la venta con una editorial propia, y en 1985 cedió los derechos a Herder", cuenta Raimund Herder, actual director de la casa. "Desde entonces se ha ido reimprimiendo el mismo texto, a medida que se agotaban los ejemplares. En 2004 salió a la calle la octava reimpresión. Lo que ha pasado es que nunca se ha revisado el contenido de la obra. No pensábamos que pudiera dar problemas. Reconozco que es nuestro error, pero de ninguna forma el contenido de las entradas del diccionario refleja la opinión de la editorial", argumenta Herder, quien subraya la dificultad de revisar todos los textos en una editorial que tiene "unas 800 obras en catálogo y sólo nueve trabajadores".

La editorial ha dejado de distribuir la obra, pero se sigue vendiendo en las librerías

"Tenemos en catálogo obras de autores homosexuales", prosigue el editor, "y hemos quitado del mismo un libro de psicología porque consideramos inaceptable la forma en la que trataba la homosexualidad. Las definiciones en cuestión del Corripio también nos parecen inaceptables, y por ello hemos decidido dejar de distribuirlo y poner en marcha una revisión de su contenido". Sin embargo, hasta ayer Herder no se había movilizado para el retiro de los ejemplares que se encuentran en las librerías, como pide la asociación Casal Lambda. En una conversación telefónica mantenida el pasado jueves, el editor alegó que "eso sería muy complejo y muy costoso. El esfuerzo me pareció desproporcionado".

Tras las ulteriores presiones de Casal Lambda, el editor comunicó ayer al presidente de la asociación su intención de tomar medidas para el retiro de los ejemplares, especificando que no depende sólo de su voluntad sino que de la colaboración de los libreros.

"Nosotros nos enteramos del contenido del Corripio a través de la agencia Efe", explica Josep Antón Rodríguez, presidente de Casal Lambda. "La terminología que se utiliza es totalmente ofensiva y homófoba. Por ello, enseguida nos pusimos en contacto con Herder. En un primer momento pensamos solucionar todo con una hoja de errata que corrigiera las entradas en cuestión. Pero luego nos dimos cuenta de que una obra con contenidos tan insultantes y que pueden jurídicamente considerarse hasta delictivos, no podía seguir circulando y estimamos oportuno pedir el retiro de la obra del mercado".

Rodríguez manifiesta con firmeza su desacuerdo con que la obra se siga vendiendo. El presidente del Casal Lambda entiende que pueda haber dificultades, pero pide "buscar la manera de no vender más el diccionario hasta la reedición" y subraya que el respeto a las personas tiene que primar sobre las eventuales dificultades. Y pregunta: "¿Si se asociara la idea de heterosexual a la de persona enferma, pervertida, pedófila y todo el resto, qué pasaría?".

El gran ausente del debate es, naturalmente, Fernando Corripio. "Hemos intentado contactar con él durante estas semanas, pero no lo hemos logrado", cuenta Herder. Este periódico ha intentado localizar el autor también por otras vías, sin conseguirlo.

Su diccionario, hasta la fecha, ha vendido entre 20.000 y 30.000 copias, según la editorial. Cualquiera que sea el destino de lo que queda de la octava reimpresión, la próxima edición saldrá a la calle "revisada no sólo en las entradas relacionadas con la homosexualidad, sino en su conjunto", apunta Herder. "Al fin y al cabo, más allá del problema del que nos hemos dado cuenta ahora, se trata de un texto muy válido y muy utilizado". Una sugerencia podría ser revisar la entrada "judío", a la que se asocian las ideas "mezquino" y "avaro".

Otros diccionarios de sinónimos e ideas afines recogen términos con los que vulgarmente algunos definen a los homosexuales. En el caso del diccionario de sinónimos de Mariano Orta, publicado por la editorial Juventud, se llega, por ejemplo, a incluir la palabra "puto". Sin embargo, ninguno de los consultados por este periódico alcanza los niveles del Corripio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de noviembre de 2005