LA REFORMA EDUCATIVA

"Papá, ¿si hacen la ley tiran el cole?"

Un día en un colegio de Madrid muestra la preocupación y los malentendidos sobre la LOE

El hijo de Raúl R., de nueve años, llegó ayer a casa preocupado. "¿Es verdad que van a tirar el colegio si aprueban la nueva ley, papá?", asegura Raúl que le espetó. El hombre estaba indignado: "Es una vergüenza que manipulen así a los niños, que les intoxiquen políticamente", protestaba el padre. Mercedes, madre de una niña de 13 años, cuenta que su hija le preguntó: "¿Mamá, por qué hacen una ley por la que voy a tener que cambiarme de cole e irme a uno público?". También se lo había explicado la profesora. "Me parece mal que asusten a los niños y no les expliquen lo que de verdad dice la ley", asegura Mercedes. Fuentes del Ministerio de Educación explican: "Los padres podrán elegir el centro de sus hijos: eso no lo cambia la ley. Las comunidades autónomas son quienes pondrán los mecanismos para regular y ordenar la oferta de plaza".

Más información

El hijo de Raúl estudia en Santa María Micaela de las Hijas de la Caridad, en Madrid. La directora del centro, María Paz Diago, desmintió que les dijesen que fueran a tirar el colegio. "En este colegio no se presiona a nadie. Pasé por las clases, les di una carta informativa y me limité a contar que había una manifestación, en la que el centro participará porque no apoyamos algunos puntos de la nueva ley. En este colegio no presionamos a nadie, se informa a los padres para que elijan", señaló la directora.

En la puerta del colegio concertado Divina Pastora -de la orden de las fransciscanas- en el barrio de Ríos Rosas, algunas madres comentan la manifestación. Los mensajes alarmistas se repiten. De fondo, un cartel reza: "No a la LOE". Pocas participarán en la protesta, pero la mayoría coincide en que la nueva ley no les convence. La mayoría explica que lo que sabe al respecto lo ha escuchado en una reunión del colegio y en la tele.

"No sé de qué va, pero lo que he oído no me gusta. No podré elegir el colegio de mis hijos y lo decidirá una comisión en mi lugar. ¿Dónde se ha visto que sean otros los que decidan dónde va a estudiar mi hijo?", se pregunta Nuria Botella, madre de una niña de 3 años. "No entiendo que cambien la manera de dar religión. Si yo traigo a mis hijos a un colegio católico espero que les enseñen religión y tengo derecho a que la reciban", afirma otra mamá. Según Educación, "en la LOE las clases de religión están garantizadas para quienes la quieran, pero también se garantiza el derecho quienes no la deseen".

A algunas madres aún les pillaba la noticia por sorpresa: "¿Pero qué me dices, que van a volver a cambiar la ley de educación?", se sorprendía otra señora. "Pues sí, mujer, y van a poner más facilidades a los colegios públicos, y algunos concertados van a acabar siendo privados y el sábado hay una manifestación", le explicaba Pati, que tiene a dos niños en el centro.

"¡Es una barbaridad, a los niños con tanto cambio les van a volver locos!, tendrían que ponerse de acuerdo, hacer una buena ley, un pacto e impedir que se cambie con cada gobierno. La educación es algo muy serio para hacer las cosas con tanto cachondeo", protesta Blanca. Junto a ella, Raquel se queja porque no se ha informado bien: "Lo centran en la religión, cuando a mí me importan cuestiones académicas más interesantes como qué asignaturas van a estudiar o si pueden acabar la primaria sin haber aprobado matemáticas nunca".

Frente a estas voces discordantes, Azucena y Beatriz aseguran que ellas se apuntan a la manifestación: "Nos parece muy mal, se cargan la educación, no se valora el esfuerzo, dejan que los niños pasen de curso con suspensos, no podrán ir al cole que yo quiera. Es una catástrofe. Pero las monjas no creo que permitan que les digan cómo hacer las cosas, acabarán privatizándolo", aseguraba Azucena.

Una de las 12 religiosas del centro matizaba los argumentos del colegio y aseguraba que no van a privatizarlo. "No estamos de acuerdo con la ley porque no respeta el derecho de los padres a elegir centro, la financiación no responde al precio de la plaza y no defiende la religión. Tampoco resuelve el problema de la disciplina. Saldremos a la calle", explicaba la hermana.

La ministra de Educación, María Jesús San Segundo, también se refirió el pasado jueves a la campaña informativa: "La convivencia se enseña con la práctica. Espero que esta movilización no siembre la división. Debemos ser conscientes de nuestra responsabilidad y los mensajes que mandamos".

Pegada de carteles de la FERE en el colegio Sagrada Familia de Madrid.
Pegada de carteles de la FERE en el colegio Sagrada Familia de Madrid.

"Queridos padres..."

Una carta enviada a los padres de los alumnos de centros concertados religiosos invita a las familias a participar en la manifestación contra una ley que consideran "muy mala". "Os animamos a acudir a la manifestación a favor de una educación en calidad en libertad y por una solución eficaz al elevado índice de fracaso escolar", reza la misiva que recibió Iñaki, un padre del colegio Calansancio.

Emilio Díez, portavoz de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE), dice que los centros concertados católicos acordaron realizar actividades para explicar por qué rechazan la ley. La federación madrileña redactó una carta modelo que ha enviado a los 314 colegios concertados católicos de Madrid. También enviaron un cuadro modelo con los puntos más conflictivos de la norma. El jueves los 314 centros escolares concertados religiosos de Madrid colgaron en sus fachadas una pancarta con el lema: "No a la LOE. Pacto escolar ya. Por la continuidad de nuestro centro concertado".

Además, como un preludio de la manifestación, padres, alumnos y profesores de muchos de estos centros se concentraron en los colegios en señal de protesta contra la LOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de noviembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50