Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN | El debate llega al Congreso

El PP rechazará en solitario la admisión a trámite del proyecto

Rajoy acusará a Zapatero de "buscar la ruptura del pacto constitucional"

El PP se quedará hoy solo en su rechazo a que el Congreso de los Diputados admita a trámite el proyecto de Estatuto de Cataluña. Argumentará que "es un grave error tramitar como una reforma estatutaria lo que en realidad es una Constitución para Cataluña que modifica la Constitución española". Mariano Rajoy, líder de los populares, acusará al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de "buscar deliberadamente la exclusión del PP para romper el pacto constitucional y el espíritu de la Transición".

El PP estudia presentar su recurso de amparo ante el Constitucional horas antes del debate

Rajoy culpará a Zapatero de la soledad en la que hoy quedará el PP en su defensa de que "estamos ante una reforma constitucional". Posiblemente, el PP presentará hoy mismo, el día del debate, el recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional que anunció hace una semana para que el Estatuto se tramite como una reforma constitucional. Ese recurso no paraliza la tramitación, por lo que el PP ha hecho oídos sordos a la reclamación del PSOE de que lo presentara antes del debate. Lo relevante, mantienen los populares, es que el recurso "esté bien argumentado" para que el Constitucional pueda darles la razón en que se trata de una reforma encubierta de la Constitución, aunque hoy pierdan la votación en el Congreso.

Rajoy mantiene que la soledad en la que hoy quedará el PP es el resultado de la decisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de "romper el consenso que, desde la Transición, ha marcado las reformas territoriales para pactar con los independentistas el futuro de España". Esa decisión explica, a su juicio, que el PSOE y el Gobierno no vayan a aplicar hoy al proyecto catalán "la misma vara de medir" que utilizaron con el plan Ibarretxe. En su opinión, hay muchas similitudes y una gran diferencia entre ambos. La diferencia es que el proyecto catalán ha sido aprobado por el PSC e "impulsado" por el presidente del Gobierno. Ha sido aprobado por todos los partidos menos el PP, que sólo tiene 15 escaños, en el Parlamento catalán.

"Desmantelar el Estado"

Las similitudes, según destacará Rajoy, consisten en que "ambos toman la apariencia de una reforma estatutaria y, a partir de ahí, enuncian una nueva Constitución" para esos territorios: "Dan nacionalidad propia a sus habitantes, asumen competencias exclusivas del Estado en relaciones exteriores, en justicia, en economía, en Seguridad Social, en educación". Ambos, según Rajoy, buscan "desmantelar toda la estructura del Estado español".

La dirección del PP ha repasado las frases pronunciadas en el debate del plan Ibarretxe por Rodríguez Zapatero y por el portavoz parlamentario del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, para intentar demostrar la "contradicción" entre lo defendido por ambos entonces y ahora.

Entonces, recuerdan en el PP, Rubalcaba argumentó que se trataba de un proyecto que "desborda el marco constitucional" porque tenía "muchos artículos inconstitucionales, casi 50". Ahora, según el primer partido de la oposición, el proyecto catalán tiene "bastante más que 50 artículos inconstitucionales". Y Zapatero proclamó: "Si vivimos juntos, juntos debemos decidir".

Esto es lo que, según el PP, Zapatero "ha decidido romper". En aquel debate, Rajoy le dijo a Ibarretxe: "¿Conoce usted algún país del mundo en el que los grandes partidos nacionales no se pongan de acuerdo para defender la soberanía nacional y su existencia como país? Lo que sería ciertamente sorprendente es que el PP y el PSOE no estuviéramos de acuerdo en ese asunto. Sería sorprendente y terrible para el conjunto de los ciudadanos españoles, incluidos los vascos".

Rajoy mantendrá que ahora estamos en "esa situación sorprendente". Recordará que desde la sesión de investidura ha intentado, sin éxito, ofrecer un pacto a Zapatero para que el PSOE y el PP acuerden las reformas "de la arquitectura institucional de España". Rememorará la oferta del pasado 14 de enero en La Moncloa y, por la respuesta publicada en informaciones con fuentes del Gobierno durante este fin de semana, dará por hecho que el acuerdo es imposible. Según él, "Zapatero ha decidido la ruptura del pacto constitucional y del espíritu de la Transición, por el que las reformas territoriales se hacían con el consenso de los grandes partidos nacionales".

Rajoy, según fuentes de la cúpula del PP, ha llegado a la conclusión de que "Zapatero, por su estrategia de poder, ha decidido excluir al PP, esquinarlo para que parezca un partido de extrema derecha. Y el Estatuto de Cataluña es su excusa para romper el modelo de convivencia que ha funcionado los últimos 25 años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2005